martes, 4 de marzo de 2014

“EL LADO CORRECTO DE LA HISTORIA”…



Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 136

… Y el lado incorrecto de la reja. Tal como le acontece a Leopoldo López y amenazan a Carlos Vechio, dirigentes de Voluntad Popular y de Venezuela.

A veces, precisamente por estar del lado correcto de la historia, nuestros líderes han sido perseguidos cruelmente y encarcelados.

El dictador Juan Vicente Gómez, quien definitivamente transitó el lado aberrante de la historia durante sus 27 años como dictador de Venezuela, mandó a la cárcel y al exilio a sus oponentes. Basta hojear la Memoria de un venezolano de la decadencia, del gran Pocaterra, para ratificar los dignos venezolanos presos torturados y asesinados por el injustificable déspota, que al morir dejó como legado - todos los “gigantes” dejan legados - familias preñadas de luto, 90% de analfabetismo, tuberculosis, paludismo y un grupo de corruptos enriquecidos, encabezados por el dictador, cuya fortuna era varias veces superior a la del presupuesto nacional.

Entre las víctimas de la autocracia, estuvo la Generación de 28, ayer como hoy, la juventud dando la cara por la patria. Les correspondió implantar la democracia en Venezuela. Rómulo Gallegos fue, en 1947, el primer venezolano electo Presidente de la República por votación universal, directa y secreta. Ciento veintisiete años después de la Independencia.

Gómez, quien lo duda, estaba del lado incorrecto de la historia; pero en Miraflores. Constituyó una dictadura campesina, mientras ya el mundo transitaba hacia la democracia. Limitó el desarrollo agroindustrial mientras el mundo, incluyendo países latinoamericanos, recogía frutos de la primera revolución industrial. Ah!, y en lugar de utilizar la renta petrolera como catalizador del desarrollo, lo usó como soporte para permanecer forever en el poder. Cualquier parecido con la “revolución” es simplemente logística común de las autocracias.

De allí la actitud complaciente de Gómez ante las  leyes petroleras. “Hagan ustedes la leyes, que son los que saben de eso”. Como tituló mi inolvidable padre Rafael Gallegos Ortiz su libro, fue “El cachorro Juan Vicente Gómez”, donde describió al   dictador como una fiera con el pueblo y un cachorrito ante los intereses de las transnacionales. 

Al final, la perseguida Generación del 28,  dirigió el s XX.

OTRO DÉSPOTA: PÉREZ JIMENEZ

El militar  Pérez Jiménez, del lado incorrecto de historia, se mantuvo casi una década en el poder. La llamada Resistencia al Régimen (así, con mayúscula) sufrió  cárcel, tortura y muerte. Los mártires de la democracia Ruiz Pineda, Pino Salinas, Alberto Carnevali, el teniente Droz Blanco, entre otros; aunados a los presos de la tenebrosa Seguridad Nacional en las cárceles o en las islas Guasina y Sacupana, así lo ratifican.

Las obras de infraestructura de Pérez  Jiménez, no justifican la sangre derramada. Desde su lado incorrecto de la historia, observaba como sus víctimas pedían democracia. Al igual que el actual  gobierno, se jactaba de haber ganado todas las elecciones. O sea… los fraudes del 52 y 57.

Al final los que estaban del lado correcto de la historia, tomaron el poder e implantaron 40 años de democracia. Los años más prósperos que ha tenido Venezuela. Con todos los defectos y hasta con las desviaciones que permitieron emerger a Chávez en el frustrado golpe militar del 4F y luego ganar en 1998.  

LLEGÓ EL COMANDANTE Y MANDO A PARAR

Así, llegamos a esta autocracia. Una de las mejores caretas carnavalescas de la democracia.
Han ganado diez y nueve elecciones, y es cierto. Pero me pregunto ¿ellos hubieran aceptado el gigantesco e inmoral ventajismo que aplican en cada proceso electoral? Con un árbitro parcializado y una campaña abusiva con recursos, medios, dinero y tiempo del estado.

Y además: La Asamblea Constituyente no fue representativa, la oposición obtuvo más del 40 % de los votos y apenas un 5 % de los diputados. ¿Eso… es democracia? En el 2004, cambiaron el Referendo por Plebiscito y, revise  las cifras, fue la única manera de ganar. En las  parlamentarias del 2010, modificaron el número de diputados por circunscripción y así… le “ganaron” a la oposición que obtuvo el 52% de los votos. Maduro le ganó a Capriles y anótelo: las cajas, las abrirá la historia. Con tanto “caribeo” podrían llegar al record  de 100 elecciones y 99 triunfos. Ah! y la elección que perdieron, ilegalmente la repitieron, y claro, “ganaron” ellos y perdió la alternabilidad.

La “revolución”, va del lado incorrecto de la historia.  Los tiempos exigen democracia y productividad. Y ni lo uno no lo otro. Además exigen logros sociales sustentables y que incrementen la calidad de vida. Y por ejemplo, después 15 años, Caracas tiene más ranchos que nunca. Observe. Y de la violencia, ni hablar.

Y el “diálogo de paz”  recuerda una boda, dónde todo estuvo muy bonito; pero… no fue la novia.

Leopoldo, Vechio, Capriles, Simonovis… sí están  de lado correcto. Y por supuesto, la gloriosa juventud contestataria. Ya les tocará ejercer el poder, para evolucionar a Venezuela.


Porque la historia es una película donde al final, ganan los buenos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario