miércoles, 18 de diciembre de 2013

EL OMBLIGO DE ADÁN

Nuevamente cierro el año con un relato y nuevamente en busca de algún improbable editor.
  
Forma parte del libro inédito : "OMBLIGO DE ADÁN, OMBLIGO DE EVA"

FELIZ NAVIDAD Y UN GRAN AÑO PARA EL 2014.

Hasta Enero.



Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 129

Tengo que decir la verdad. Ya esta mentira me pesa demasiado. Demasiado tiempo arrastrándola y no me acostumbro… me pesa demasiado.

En realidad no fui expulsado. Salí corriendo, muy asustado, extremadamente asustado.

-Corran -  le dije a Eva, a Caín y a los demás,  porque Abel ya había muerto.

-Corran, que ese demonio nos está sacando de aquí-  grité a todo pulmón en la puerta de El Paraíso.

Las mentiras pesan, y ésta ya  me pesa demasiado. En realidad… en realidad (me cuesta mucho, muchísimo decirlo)… ni era demonio… ni me  expulsó.

La verdad es… que yo salí corriendo de Él Paraíso. Salí corriendo porque me asusté… me aterroricé.

Y luego me avergoncé de mi cobardía. Por eso salí con ese cuentote… diablos, expulsiones…creo que hasta hablé algo de un látigo o de un rayo…puro cuento. La  verdad es que era un ángel bellísimo… una belleza y una prestancia que me minimizaba.  Yo, y para qué negarlo si han pasado  miles de años, sentí celos… y sentí terror.

Huí. Lo que más me duele no es la mentira en sí. Y voy a sincerarme… ni siquiera su peso. Lo  verdaderamente doloroso es que yo huí… y mis hijos huyeron… y todos (por mi culpa, por mi grandísima culpa) hemos seguido huyendo por el mundo a través de los siglos y de los siglos. Huyendo temblorosos, inseguros, miedosos. Inventando paraísos irrealizables, para  compensar sicológicamente nuestra miseria.

Estaba aterrado. Sé que eso no excusa la mentira; pero además y ya lo dije, estaba celoso… celoso de Eva… y del ángel. Dios me perdone; pero estaba muy celoso.

Por cierto, Eva, que mujer. Mató mi soledad. Yo siempre andaba solo dando vueltas y más vueltas por eso que recuerdo como El Paraíso. Era nómada cien por cien. Para comer solo estiraba la mano y disponía de deliciosas frutas y de verduras. Dormía cuando me daba sueño y donde me diera sueño.

Un día desperté y vi a Eva a mi lado. Tenía los ojos bien abiertos y me sonreía. Al comienzo no sabía qué hacer… la naturaleza cumplió su función y Eva se convirtió en mi compañera. Era muy habladora y persuasiva, me insistía continuamente  que el día que la vi, yo había tenido un sueño muy raro de una operación y que ella había salido de mi costilla.

Era tan persuasiva que al tiempo yo empecé a soñar que me operaban una costilla y que me despertaba con ella al lado y que hacíamos el amor y que luego yo tenía dolor en mi costado y que ella me decía “es el dolor de la operación mi amor”. La verdad es que me costaba diferenciar la realidad de la fantasía… a veces me confundía y tenía dudas… la clave era si Eva había sido primero que el sueño o el sueño primero que Eva. Ella tenía mucha persuasión, hasta en el sueño… me costaba diferenciar la realidad de la fantasía.

En mis momentos de mayor lucidez dudaba del sueño y hasta de Eva…sí, a veces cuando me convencía de que Eva había llegado primero que el sueño, no me quedaba otra opción que pensar que ella  era una espía… pero yo me hacía el loco y no discutía… total, ella me acompañaba y además… me gustaba muchísimo…y además... de verdad, verdad, ella no tenía sustituto. Las singulares circunstancias hacían que yo  fuera, sin la menor duda, hombre de una sola mujer.

Tuvimos muchos hijos, unos más malandros que otros… yo los adoraba y curiosamente, descubrí que más que a mí mismo; pero me generaron una gran frustración, todos tenían un hueco en el medio de la barriga, que llamamos ombligo,  y yo no tenía eso. 

Lo que parece un simple detalle… hasta insignificante, se convirtió en una gran frustración y en la tragedia de mi vida.

Ya me había convertido en algo muy diferente al nómada que agarraba frutas,  se saciaba, se dormía y se despertaba para volver a tomar las frutas. Mi falta de ombligo me había llenado de dudas…  ¿por qué yo no tenía ombligo?… ¿será que el ombligo se les tapará a mis hijos cuando se conviertan en adultos?… ¿quién es mi madre?… ¿de dónde yo provengo?… ¿quién soy?… ¿seré hijo de una mujer?… ¿de la misma Eva? … ¿de las estrellas?… ¿seré algún experimento?… ¿me habrán mandado a Eva para que me espíe? Coño, ¿quién soy yo?

La frustración, las dudas y la crisis de identidad iban en aumento a medida que nacían mis hijos…y luego mis nietos. Todos tenían ombligo… hasta abrigué seriamente la ilógica esperanza  de que alguno de mis descendientes naciera sin ombligo.  Quería justificarme a toda costa. Por  ahora era solo un patito feo, y para esa época  no me sabía el final del cuento o sea que ni remotamente podía alentarme pensándome cisne.

Sin embargo, mi frustración era soportable hasta el día en que Eva, una probable  espía a la cual me volví adicto, empezó con unos cuentos raros de una culebra que le hablaba y le prohibía no recuerdo que cosa; pero yo jamás de los jamases me comí el cuento de la culebra… y menos el de una manzana. Tuve serias sospechas… no sabía de qué; pero serias.

Un día seguí a Eva  y  oí  que hablaba con alguien que estaba en un árbol. No pude ver bien.

-      dile que deje la averiguadera, que se conforme con ver el ombligo de los demás- le dijo a Eva.

Lo peor que me pudo pasar fue escuchar esa conversación. Ahora yo  pensaba, solamente y todo el tiempo,  en las causas de que yo no tuviera ombligo. Ahora creía firmemente  que en la respuesta  de  no-ombligo radicaba, más que el secreto, la clave de mi vida.

Un día vi al ángel… era bellísimo…sentí celos pensé que… perdóname Eva. Me dio miedo. Fue creciendo y convirtiéndose en terror.

Me  pasó por la cabeza no tan fugazmente,  si ese ángel tenía o no tenía ombligo… tal vez él supiera y me comunicaría fácilmente la clave. Tal vez  le hubiera preguntado; pero el terror se apoderó de mí y corrí y corrí…

-Corran, corran, nos matará si nos quedamos…vean el látigo en sus manos.

Y  todos corrimos.

De pronto  vi a la famosa culebra corriendo a mi lado. Me asusté más, si es eso se podía… aceleré. La culebra hacía lo propio. Me di cuenta de que la culebra también huía, qué sé yo, tal vez la cegó la  excesiva pureza del ángel.

En ese momento me di cuenta de que, una vez más, Eva tenía razón, la culebra hablaba, y cómo. Blasfemaba en todas las direcciones. Esa lengua era viperina, triperina, poliperina… eneperina. Creo que tanta blasfemia junta se transformó en veneno y de allí surgieron los cascabeles, cuatro narices y corales que hasta hoy pueblan el mundo.

Las culebras y nosotros llegamos juntos a la realidad de este mundo.

 -Padre, ¿por qué nos botó el ángel?- me preguntaban mucho después mis hijos y nietos cuando comenzaron a azotarnos el hambre, las enfermedades, las fieras, el frio y el calor y  a volverse nostálgico el tema de El Paraíso.

-Padre, ¿por qué nos botó el ángel?-me preguntaban las mujeres cuando tenían que parir con dolor y recordaban aquella frase que yo había inventado y achacado al ángel, “parirás con dolor”.

Hubo momentos en que trataba de compartir el peso de culpa con Eva y le reclamaba que si ella no hubiera coqueteado con una culebra todavía estuviéramos en ese paraíso sin dolor, sin trabajo y sin muerte.

- Yo lo único que quise fue probar una manzana- me contestaba ella de lo más tranquila rebotándome la culpa.

-  Padre, ¿por qué nos botó el ángel?- me preguntaban los varones cuando tenían que salir para sus arduos trabajos.

" Ganarás  el pan con el sudor de tu frente”, les inventaba que había dicho el ángel... y confieso que me daba mucho miedo que de tanto  blasfemarlo, se me apareciera de verdad - verdad con un látigo y un rayo en la mano.

Pero el invento que superó con creces a todas mis mentiras, fue aquello del pecado original... había que salir del paraíso para lavar nuestras culpas... como si hubiéramos nacido con un error de diseño que había que purgar viviendo en la tierra para luego volver al paraíso.

Fue tan original mi idea del pecado original que a pesar de que me aterraba  la posible venganza del ángel, no podía evitar sentirme orgulloso de mi gran mentira... a pesar de que reconozco que lo único original era, fue y sigue siendo  mi miedo.

-  Padre, ¿por qué?...

La vergüenza y el sentimiento de culpa por lo que les había hecho con mis mentiras, jamás  me dejó decirles la verdad… huí, huí y seguí huyendo… y sigo huyendo… tembloroso y miedoso ante la vida.

Les hice perder El Paraíso. Mi pecado fue el miedo.

Debo confesarlo a todos mis hijos en el mundo, es decir, a todos ustedes… en realidad no huí del Paraíso… fue una renuncia… una pavorosa renuncia. Hoy confieso, porque entre otras cosas ya explicadas siento una imperiosa necesidad de regresar.

Debo regresar… allí quedó Abel, la mejor parte de mi vida.

Tal vez si hubiera tenido ombligo todo hubiera sido diferente. O tal vez si alguna hendija en mi fijación y obstinación  me hubiera permitido darme cuenta a tiempo de que Eva... tampoco tenía ombligo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario