viernes, 6 de diciembre de 2013

ABSTÉNGASE, QUE LA “REVOLUCIÓN” SE LO AGRADECERÁ



Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 127

No vale estar desilusionado, o desencantado, o deprimido. No es de valientes irse a la playa sin haber votado, porque estemos cansados de tanto luchar sin resultados. Entiéndalo, si no votamos contra el comunismo…. ganará el comunismo.

Créalo, o somos  Baobad, o somos Bolívar. O lloramos, como le dijo su madre a Baobad “como mujeres lo que no supimos defender como hombres” (esa señora no tenía ni idea de tanta venezolana valiente, como por ejemplo las mujeres del petróleo), o hacemos como el infatigable Bolívar. O como sus herederos, nuestros próceres democráticos, que sin cansarse, lucharon contra Gómez y Pérez Jiménez.

Que esta lucha ha sido larga, y dura y a veces parece de nunca acabar. Bueno, nadie dijo que fuera un nintendo. Quién dijo miedo, si por encima de todo estamos decididos a implantar la democracia.

El 8D podemos ganar y podemos perder. De todas maneras, habrá que continuar la lucha. Una batalla más contra el comunismo.

La lucha ha sido larga y dura. Tenemos que ser por encima de todo, estrategas.

SI GANAMOS

Ganar puede significar para la oposición lograr las grandes ciudades. Como dice  Capriles, ganar en alcaldías donde vivan el 60% de los venezolanos.  Libertador y Maracaibo marcan el signo del triunfo, o de la derrota.
Hay que estar pendientes, de ganar la oposición, júrelo que los comunistas  tratarán de burlar la Constitución, ignorando el poder otorgado por el pueblo. Tal cual hicieron cuando  “ledezmizaron” a Caracas. O nombrarán un “protector” en  las alcaldías no oficialistas. O entregarán todo el Poder Municipal, por encima de la Ley, a los consejos comunales. Pura burla al pueblo por el cual dicen inmolarse. Pero la ilegitimidad… los seguirá carcomiendo.
Ganar también significará, y creo que sobre todo, sacar más del 50 % de los votos totales. Demostraremos lo que pocos dudan: que el 14 A teníamos razón. Que los demócratas somos mayoría.
Y si ganamos, que de paso es lo más probable, tendremos que seguir imitando al Libertador. Bailaremos arriba de una mesa como él hizo, al enterarse del triunfo del Mariscal Sucre en Ayacucho. Y seguiremos la lucha democrática… hasta ser gobierno.

SI PERDEMOS

Por ende, perder, significaría no lograr las alcaldías de   Maracaibo y Libertador, o sacar menos de 50 % de los votos nacionales.
Y no nos quedaría otra opción que imitar otra vez, a Bolívar. Como en Pativilca, cuando derrotado, huyendo y calenturiento, no dudó su futuro triunfo. Irían a Colombia, al Sur y derrotarían al imperio español.
-      El Libertador delira – decían, preocupados,  sus oficiales.
-      Se volvió loco…
Triunfar, era la única respuesta del Libertador, desde su hirviente hamaca.
El Libertador sabía que el imperio español, estaba de salida, porque ya no respondía a su tiempo. El absolutismo de los Borbones, era una reliquia tropezándose con la puerta de salida de la historia, acabado por las revoluciones industrial y francesa, y por  el faro  que significaban las independencias norteamericana y haitiana.
Algo similar a este comunismo que nos quieren imponer. Puro Trucutrú en pleno siglo XXI. Como si URSS y China no hubieran fracasado. Puro copiarnos de  la Cuba comunista, el peor alumno del salón. El país más represivo y fracasado de América.

LA HISTORIA NOS FAVORECE

Los demócratas sabemos que la dinámica de la historia, ganando o perdiendo el 8D, está de nuestro lado. Cual Fernando VII en su época, los “revolucionarios” que nos gobiernan, son chiveras históricas en este casi 2014. Por ello sólo les queda destruir a Venezuela, “para comerte mejor”.

El 8D y los días que sigan, pase lo que pase debemos estar seguros de que al final, el triunfo será nuestro. La historia lo dice, ya nos llega la hora de desembarcar en Normandía.

Y  aunque usted no lo crea, inconscientemente los “revolucionarios” nos están ayudando. Sus políticas, insultos, sectarismo e ineficiencia, nos dejaron sin comida, papel higiénico, inflación, con violencia. Ahora van por los comerciantes. Al cerrar sus negocios, estos dejarán desempleado al “pueblo”. Neveras para hoy y más hambre para mañana.

Tendrán que buscar a  Mandrake para que hipnotice al pueblo y le haga creer que ser rico es malo y la escasez es buena.

-      Tengo hambre
-      Come patria

Democracia o este comunismo de la rana hervida… o dicho en criollo, del sapo sancochado. Hay que evitar que los “revolucionarios” se rían de la oposición a lo Gómez: que culpa tiene la estaca, si el sapo brinca y se ensarta. Brinque, pero no se ensarte.

Si no vota, votará por los Castro. Así de simple… ¿Es eso lo que usted quiere para Venezuela? Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades. El 8D, puede ser nuestro Día D.

Como dijo Rómulo Betancourt, adelante, por arriba de las tumbas, adelante. Ah!... y cero Baobad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario