miércoles, 23 de octubre de 2013

MÁS ALLÁ DE LA RENTA PETROLERA


Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 121

 

Para los venezolanos de hoy, el imperativo es transformar el petróleo en calidad de vida. El uso que le demos a la Renta Petrolera es fundamental para el futuro del país; pero… no es suficiente. Tenemos que ir más allá de la Renta.

Hacer un análisis sistémico, tomando en cuenta que: la Renta no es el único beneficio económico que ofrece la industria petrolera… para maximizarla hay que desarrollar una industria petrolera competitiva… la transformación de la Renta  en calidad de vida, pasa por un Estado y un país que sepa manejar- ojo, no malversar- el recurso.

Para ir más allá de la Renta, debemos tomar en cuenta:

1.- Los beneficios resultantes de la industria petrolera son: Renta, industria conexa y la transmisión de su energía creadora a la comunidad – léase Responsabilidad Social.

La Renta Petrolera incluye fundamentalmente la Regalía, el ISLR y los dividendos. 

Hubo grandes logros desde los años treinta hasta los setenta: superación de enfermedades endémicas, educación, crecimiento de ciudades, Plan de Becas Gran Mariscal de Ayacucho, Guri, Ciudad Guayana, Empresas básicas, infraestructura, uno de los crecimientos sostenidos del PIB más altos del mundo, durante varias décadas… y democracia. La pujante Venezuela de los setenta, era incomparable al palúdico y analfabeta de  los años treinta.

Sin embargo, tantos logros… no fueron sustentables. Estuvieron acompañados de crecimiento de la marginalidad, burocracia improductiva y sobre todo, una moneda dura que fue aletargando la competitividad del país. El “durísimo” 4,30 del bolívar se parecía al de un país con la capacidad productiva de Suecia, o Inglaterra; pero cobijaba a otro deficiente y subsidiado, incapaz de competir en los mercados, a menos que fuera como Tabaratos.

Y, paradoja de paradojas, cuando se incrementaron drásticamente los precios del petróleo, sufrimos el llamado Efecto Venezuela, que devino en resortes morales vencidos, deuda, paquetes económicos, explosiones sociales, intentonas de golpe y finalmente, por ahora, en la exacerbación de este Petroestado, cuyo más terrible producto son los mesías, que invariablemente terminan siendo falsos profetas.

El uso de la Renta hay que redefinirlo. Palabras clave: descentralizarla, utilizarla sólo como inversión. Distribuirla directamente entre los ciudadanos para  educación, salud y vivienda. Crear un Fondo de Futuro, tal vez tipo Noruega. Ideas hay. Y de gente que sabe mucho del tema. Ojalá haya consenso para la próxima reconstrucción del país. Pero no es suficiente…

… también hay que planificar la industria conexa al desarrollo petrolero. Promover seguridad jurídica, atraer inversiones, construir infraestructura, crear zonas especiales. Mejorar y utilizar la  Petroquímica como pivote de la industrialización.

Igualmente la industria petrolera debe aplicar políticas de Responsabilidad Social en las comunidades aledañas. Desarrollar, junto a los gobiernos locales, las industrias y comunidades vecinas; equipos sociales que redunden en incremento de la calidad de vida.  Sembrar la semilla para una nueva dinámica económica, que a su vez, haga más sustentables a las empresas petroleras. Promover el desarrollo desde adentro.

Ojo, hablamos de empresas petroleras con contenido social… no confundir con la actual empresa “y que” social, con famélico contenido petrolero.

2.- La industria petrolera altamente competitiva. Se inicia con cambios radicales en la pre quebrada que nos dejará esta “revolución”.  Seguridad, tecnología, inversiones privadas nacionales y extranjeras. La creación de un Ente, más allá del gobierno, que otorgue permisos para operar pozos inactivos, campos marginales, áreas tradicionales, la Faja, Costa Afuera, Refinación, Petroquímica. Operadoras privadas, empresas mixtas. Los venezolanos estamos en la obligación de planificar el desarrollo de una industria petrolera eficiente.  

3.- Reingeniería para el Estado venezolano y educación organizativa a las comunidades. A todos los niveles. Si se ha maximizado y  definido el uso de la Renta y los beneficios de la industria, hay que desarrollar el músculo que lo administrará.

Hay que ir más allá  de la Renta Petrolera, con una Visión Sistémica. Un Trípode Petrolero: Renta, industria conexa y Responsabilidad Social, bien definidas… Industria altamente competitiva y… Estado/Comunidad capaz de administrar eficazmente. 

¿Difícil? Claro que sí. Pero la experiencia nos indica que el dilema va siendo: Sembrar por fin el petróleo… o Sembrar Mesías – más aprendidos- que, júrelo, tardarían menos  de diez  años en regresar.

El petróleo es un recurso que debemos gerenciar integralmente, para transformarlo, en riqueza. Acerquemos la hora de cosecharlo.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario