miércoles, 7 de agosto de 2013

EL DICCIONARIO FALAZ DE LA “REVOLUCIÓN”


 

 

Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 110

 

La “revolución”, ha creado su propio diccionario, lleno de palabras  que tratan de esconder la realidad. Puras falacias: expresiones que halagan y atraen con falsas apariencias.

Por ejemplo, el populismo es una falacia. Le hace creer al pueblo que lo está sacando de su eterno atolladero, mientras lo hunde. Como el papá que, a objeto de mantener a sus hijos contentos, les da la plata de pagar la luz para que vayan al cine y plaf… les cortan la luz.

Dime de que te jactas y te diré de qué adoleces, parece ser la máxima de este diccionario falaz. Veamos algunos términos:

1.- Soberanos. La “revolución” canta (a ritmo de son cubano) que es soberana  y les dice gafos a los que creen que nos gobiernan los cubanos. Permutan petróleo por espías y “asesores” en petróleo, seguridad, electricidad… ¿quedará algún sitio dónde podamos ejercer soberanía, aunque sea macuquina?

Eso sin contar los viajes a La Habana, para conversar con las autoridades de la dictadura, a recibir instrucciones, según los más gafos.

Y además, hablan de soberanía alimentaria, mientras nuestra alimentación está en manos de los extranjeros.

Que viva el socialismo venezolano, gritan emocionados los capitalistas y neoliberales… de Colombia, Argentina, Bielorrusia, Chile, China y paremos de contar. Y los de Venezuela, bien (quebrados) gracias.

2.- Inclusivos. Se jactan de ser inclusivos, mientras excluyen, intimidan e insultan a la creciente mayoría de la población que no está de acuerdo con tanta desfachatez. Excluyen de PDVSA a los que no sean rojos rojitos, del gobierno a los que no sean del partido. En los medios oficiales, sólo en rarísimas ocasiones, invitan a los que opinen diferente.

3.- Amplios. Se dicen  amplios, mientras ejercen el sectarismo más profundo de que se tenga memoria. No saludan, e insultan a los gobernadores y alcaldes de oposición, buscan instalar gobiernos paralelos como en la Alcaldía Mayor, en la Zulia de Pablo Pérez, o en Miranda.

Son tan amplios, que al “enemigo” de la oposición le dan agua… sólo para que se ahogue.

4.- Democráticos. Le juran al pueblo que son demócratas, mientras mandan a apresar opositores desde los más altos niveles y acaban con la independencia de poderes. Interpretan la ley tan a conveniencia para sus intereses, que horrorizan a nuestros mejores juristas.

Ejemplos: la continuidad y candidatura de Maduro en marzo, en la suspensión de la inmunidad Parlamentaria del diputado Mardo, y la decisión que pasará a la historia en la misma página del plebiscito de Pérez Jiménez: no aceptar la impugnación a las elecciones del 14 A.

Son tan demócratas, que no han convocado a la elección del nuevo Contralor, ni de los Rectores del CNE, porque no han descubierto la manera de elegirlos con apenas el 50% del parlamento y no el 66%, como a todas luces, exige la Ley. 

5.- Respetuosos. Hablan de respeto, mientras golpean a diputados – eso no se puede olvidar- como Dávila o María Corina entre otros, en rines de boxeo improvisados, sorpresivos e impunes. O mientras le dicen fascistas, vende patria, ladrones y asesinos a los dirigentes de la oposición.

6.- Obreristas. Se dicen obreristas, y ningunean sindicatos, crean organizaciones paralelas, no discuten contratos colectivos, sus políticas generan inflación, escasez y desempleo que pegan más duro en las clases más bajas.

Los obreros y que dicen a coro: “no me defienda compadre”.

7.- Eficientes. Alardean de “revolución” de la eficiencia, mientras invaden, confiscan, expropian, erializan y quiebran miles de empresas productivas; generando desconfianza.

Han quebrado al país. Midas al revés, para permanecer en el poder toda la vida. Tipo los dictadores Castro.

8.- Electoralistas. Se jactan de electoralistas y callan que todas las elecciones se han desarrollado en medio de ventajismo, medios, dinero, árbitro, todo el estado opacando la voluntad popular.

 Tan gigantesco ventajismo, que estoy seguro que si ellos fueran oposición, jamás hubieran aceptado  participar. Cosas veredes, amigo Sancho.

LAS FALACIAS DE ORO

Menos mal que el pueblo ya regresa de tanta falacia. Ya no les cree.  No importa que no tengamos papel tualé; pero tenemos patria… como nié. Cada vez les cuesta más encontrar quien les crea esa triste frase, que  pasará al diccionario de Falacias de Oro, junto a aquella de “con hambre y desempleo, con Chávez me resteo”. Hoy, ni se les ocurre repetirla. Saben que la matriz se les volteó.

El pueblo viene de regreso del engaño. Por eso en Diciembre hay que votar. Como dijo aquel filósofo: la Fe mueve montañas; pero hay que votar.

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario