miércoles, 22 de mayo de 2013

ESTERTORES


 

Rafael Gallegos                                                                  Blog. Núm. 99
 

Agudice el oído. Observe la jadeante respiración. Oiga los ruidos carrasposos y entrecortados que emanan de los pulmones. Mire los ojos cansados, opacos, con un dejo de desesperación y como queriendo salirse de las órbitas. Palpe las pulsaciones anormales. A la “revolución” le cuesta respirar. Ya el aire no pasa victorioso entre los bronquios como antaño. Tanta mucosa acumulada los asfixia. Está en sus  estertores. Demasiados errores acumulados.

El primer error fue pensar que podían copiarse del modelo cubano. Destruír la democracia y destruir la economía. Destrucción Estratégica, “para comerte mejor”, como le dijo el lobo a la caperucita, curiosamente vestida de rojo rojito como nuestro obligado pueblo.

Se estrellaron con la tradición democrática de los venezolanos. López, Medina, Betancourt, Gallegos. El paréntesis dictatorial del militar Pérez Jiménez y luego los llamados 40 años. Los venezolanos actuales, hemos vivido mayoritariamente en democracia. Por ello, la llevamos en los tuétanos.  

Como advirtió el analista Rafael Poleo:

1.- Esta “revolución” es inviable.

2.- Dejarán tras ella una dictadura para contener las fallidas expectativas de las masas.

La primera parte de la observación de Poleo, se está cumpliendo. Los venezolanos observamos la inviabilidad de tanta desfachatez.

La segunda parte… hay que luchar por una salida democrática.

DESTRUCCIÓN DE LA DEMOCRACIA

Durante la “oprobiosa” y mal llamada cuarta república, hubo nueve elecciones presidenciales, siete fueron ganadas por la oposición. El árbitro era integrado por representantes de los principales partidos políticos y por independientes. Los gobiernos no hacían campaña por su partido. El almirante Larrazábal, sin estar obligado por la Ley, dejó la Presidencia para ser candidato. Puro destello de grandeza.  Raúl Leoni le entregó el gobierno al opositor  Caldera, por apenas treinta mil votos de diferencia en 1968. Aquellos eran demócratas.

Hoy no hay manera de ganarle al gobierno. Capriles pide conteo, impugna, demuestra y la respuesta es, por ahora, el silencio. Como si los poderes públicos fueran propiedad del gobierno. ¿Lo son?

Las elecciones venezolanas están plagadas de ventajismo. Los medios y las empresas del Estado trabajan descaradamente para el candidato del gobierno. El árbitro se coloca el brazalete del 4F. ¿Qué dirían los hinchas de un equipo si un árbitro se vistiera con el uniforme del equipo contrario? Eso… no es democracia.

En la Asamblea, ni dejan hablar a los opositores. No  les pagan y les pegan. El dedo de Chávez  ha sido sustituido por el puño.

Sin embargo, el espíritu democrático de los venezolanos ha impedido que puedan calcar el modelo cubano. Como dijo Betancourt, los venezolanos seguimos adelante, por arriba de las tumbas, adelante.

DESTRUCCIÓN DE LA ECONOMÍA

La otra pata de la copia al modelo cubano, es la destrucción de la economía. Y allí, si han avanzado.

PDVSA produce con el triple de gente, la tercera parte de lo que debía producir. Le debe una vela a cada santo. La refinación da pérdidas, además importamos cien  mil barriles de gasolina todos los días.  

La misma ruta sigue el hierro, el aluminio, la electricidad, las industrias. ¿Quedará algo? Han asfaltado la ruta de la escasez. Desde las invasiones y expropiaciones a los negocios, los insultos, La infiltración “socialista” en sindicatos, los recortes de divisas. Puro obstáculo. Y así quieren que los inversionistas tengan confianza e inviertan.

La consecuencia: no hay. Al revés que la Polar, donde sí hay. No hay mantequilla, papel higiénico, carne, aceite, cabillas, cemento. Los reyes de la escasez.

La excusa: los pobres. Los sin techo que viven en las casas “estadísticas”, que medio comen a precios regulados cuatro veces por debajo de la realidad, que son consumidos por la brutal violencia. Los pobres, pura excusa, porque la carencia se empeña en copiarse del dinosaurio de Monterroso y cuando el pueblo despierta… sigue allí.     

Ah! Y en 2012, el consumo per cápita de carne… es inferior en 28 % al de 1998, Fedenaga dixit. Tanto nadar para ahogarse en la orilla.

Ningún pulmón aguanta tanto desarreglo. De allí los estertores. Y ahora se culpan entre ellos mismos. 

Puro fracaso. El Desastre, diría Pérez Alfonso. Lo cierto es que, primero Chávez y luego Maduro, han resultado el mismo musiú con distinto cachimbo. El peor gobierno de que tengamos noticia los venezolanos.

Desconcertados, sin dirección. Cumplen la máxima griega: los dioses ciegan a los perdedores. Perdieron ellos y perdió el país durante catorce años. Puro estertor. Decía Shakespeare, que la noche es más oscura antes del amanecer.

PD. Tres inventos de la “revolución”:

1.- El TV por cable bidireccional.

2.- El avión caza voces.

3.- La iguana come cables.

Pura creatividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario