miércoles, 21 de noviembre de 2012

LLEGÓ EL LOBO ROJO

                                            
 

Rafael Gallegos                                                                           Blog. Núm. 75

 

Viene el lobo, viene el lobo, dijimos por años. Y ahora, ¿quién lo duda?, llegó. El lobo rojo está cómodamente instalado en la poltrona más sabrosa de la sala de su casa. Déjese de inocentadas y no lo confunda por su rojo rojito con la caperucita, y menos con el mismísimo San Nicolás. El lobo del comunismo llegó. Y créame, no hay lobo bueno.

Venezuela se puede convertir en el primer país comunista por elección popular. Qué vergüenza.

La primera fase del comunismo es la destrucción de todo lo existente. Una plana que han seguido todos los comunismos que en el mundo han sido.

Como el ruso, que  comenzó asesinando a tiros al zar y su familia, y con  un Lenin, que por cierto a punta de  exprópiese, acabó con la propiedad privada  y también arrasó con la libertad. Mediante la excusa de destruir al capitalismo, destruyeron a Rusia. Oprimieron al pueblo ruso y tuvieron el tupé de bautizar ese totalitarismo con el nombre de dictadura del proletariado. O sea, acabaron con el pueblo en el nombre del pueblo.

El comunismo cubano ha sido igual. Con la misma excusa de destruir al capitalismo, destruyeron a Cuba. Para lograr la soberanía alimentaria, otra coincidencia más, destruyeron las haciendas… y se quedaron sin comida. Le juraron al pueblo cubano que iban a llegar a 10 millones de toneladas de azúcar y cincuenta años después, van por… una. Fusilaron (asesinaron) miles de cubanos en nombre de la revolución, llenaron las cárceles de disidentes y acabaron con la libertad de expresión.  Y pensar que ese es el modelo que nos quieren vender.

Por cierto, toda la admiración del mundo a la bloguera cubana J. Sánchez, en su valentía habita la esencia del pueblo cubano.

Luego, la revolución cubana le cambió a los rusos, soberanía por comida. Se dieron cuenta de su error, encontraron a  Venezuela que les da dólares, comida, petróleo y soberanía, no sabemos a cambio de qué. Todos los días sale un país bobo a la calle y el que lo agarre es de él- cuentan que dijo Fidel.

El modelo venezolano hacia el comunismo también comenzó destruyendo. La producción, las instituciones, la clase media, las carreteras, los hospitales… la democracia. Un plan de destrucción nacional. Destruyen el futuro del pueblo en el nombre del pueblo.

Hoy, a esa destrucción la llaman desabaratamiento. Por ello quieren desbaratar las gobernaciones y las alcaldías. “El mejor gobernador será el que más desbarate la gobernación” dijo un filósofo de esta “revolución”. Algo así como si un carnicero les dijera a los empleados que el mejor carnicero será el que mejor desbarate la carnicería. Bajo esa óptica, no dudo que Chávez es el mejor presidente que ha tenido Venezuela. Nadie, y no lo dude, ha desbaratado tanto a Venezuela como él. Ni la Guerra Federal, dicen los deslenguados.

No se quede como un bobo viendo al lobo. Imite a la Caperucita y busque a un leñador, o tópese con él… porque ya se tragó a la abuelita.

MURO DE CONTENCIÓN

Nuestro leñador es la unidad, la estrategia y  las pilas y el guáramo, que son nuestras primeras necesidades.

Para  rescatar a Venezuela  tenemos que formar un muro de contención. Como el  de Berlín, pero un muro de la Libertad. O como la muralla china, para protegernos de tanta barbarie que nos amenaza.  

Y las piedras de ese muro deben ser nuestras acciones en cada etapa.

En esta etapa corresponde votar masivamente el 16 D. Dejar de darnos lástima y salir a defender nuestros gobernadores democráticos. Podemos ganar en todo el eje norte y en Bolívar y en los andes. Y  así, damos un durísimo golpe a las intenciones comunistas.

La siguiente etapa es la elección del nuevo CNE en abril del 2013. No pueden escoger a los rectores sin los votos de los diputados democráticos, o sea…

Luego, hay que prepararse para algún imprevisto. En política no hay nada escrito. La enfermedad del Presidente, seguirá jugando mientras habite el reino de la incertidumbre.

La defensa de Venezuela sigue en pie. Perdimos las elecciones y hasta lloramos; pero con lágrimas que copulan la tierra y se transforman en lucha. Hay que decir y hacer  como el afiebrado y hambriento Bolívar de Pativilca: triunfar… y a la larga, triunfó.

Somos el muro de contención que impide que el comunismo haga tierra arrasada como en Cuba, Corea del Norte o Camboya.

Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades. Si llegó el lobo, eso es problema de él. Nosotros, no somos ovejas.

PD: Gracias a todos lo que nos expresaron su cariño y solidaridad en los difíciles momentos de la muerte de mi mamá.

Amantísima madre y luchadora insigne. Vivió con mi padre el exilio perejimenista y conmigo, este incilio chavista.  

Siempre estará en nosotros.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario