jueves, 27 de septiembre de 2012

ENTRE HENRIQUES TE VEAS

                                        

Rafael Gallegos                                                                      Blog. Núm. 68

La historia está llena de casualidades. Chávez llegó al poder derrotando a Henrique Salas y se irá derrotado por otro Henrique, Capriles.

Similar a lo acontecido con la primera interrupción de la democracia venezolana, demarcada por la caída y la elección de dos rómulos. Efectivamente, en 1948, los felones tumbaron nada menos que a Don Rómulo Gallegos, quien acababa de ser electo con más del 70 % de los votos. Se inició una feroz dictadura, que finalizó con el gobierno del admirado Wolfang Larrazábal, institucionalizándose la democracia con la elección de Rómulo Betancourt en 1.958. O sea, que la dictadura estuvo, al igual que esta “revolución”, demarcada por dos tocayos presidentes electos por las masas: Rómulo Gallegos y Rómulo Betancourt. Entre rómulos te veas.

Para más curiosidad, el descubrimiento, la conquista,  la colonia y la Independencia de Venezuela, es decir la formación del país, estuvo también demarcada por dos tocayos. Cuando Colón descubre América, el rey era Fernando de Aragón y cuando Bolívar logra la Independencia, el rey de España era Fernando VII. Entre fernandos te veas.

Las tres épocas mencionadas tienen en común que se siguió la flecha de la historia hacia estadios superiores. Cuando la formación de Venezuela, desde el descubrimiento hasta la Independencia y no al revés. Cuando Pérez Jiménez, desde la  desde la dictadura hacia la democracia y no al revés.

Siempre hacia el estadio superior, como ocurrirá el 7-O. En ese lapso de henriques transitaremos la ruta entre la desfachatez y la democracia.

Porque no lo dude, esta “revolución” pasará a la historia como el período más destructivo de Venezuela en tiempos de paz.

Cierto que nuestra patria quedó diezmada luego de la Independencia. Pero fueron diez años de guerra. Y peor cuando la Guerra Federal. Pero igual, fue una guerra.

Pero en esta paz “revolucionaria” la destrucción ha sido masiva: la industria petrolera, que debería producir seis millones de barriles diarios y apenas produce dos y en barrena, sin contar con la destrucción de las refinerías por cero mantenimiento. Tienen razón cuando hablan de sabotaje petrolero. Un largo sabotaje de diez años de ineficiencia, desviación de objetivos, exceso de personal, producción en picada, daños a las instalaciones y los yacimientos,  y explosión de refinerías. Cero en gerencia. Y todavía tienen el desparpajo de decir que rescataron la industria petrolera… no me rescate compadre.

En paz, acabaron con las empresas básicas de Guayana, y disminuyeron en más de 30% la cantidad de industrias y empresas e Venezuela. En paz convirtieron en eriales las fincas y disminuyeron la  producción agropecuaria en más de 20%. Y ni hablar de la infraestructura, la violencia, la desinversión y la división del alma nacional. Como la paz de los cementerios de Gómez. Puro marasmo.

Imaginemos nada más que estos catorce años, en lugar de ser de paz… hubieran sido de guerra.

YA COMENZÓ LA DESPEDIDA

Muchas señales lo indican. La “revolución” se va. La tenaza de los tocayos Henrique, hace su trabajo de pasar la página de la historia, como lo hicieron los tocayos Rómulo y Fernando. Casualidades históricas; pero… de que vuelan, vuelan.

Por sobre todo, hay un mar de fondo. Estamos frente a una nueva generación que tomará las riendas del país. La tercera generación de Venezuela. Y todas han surgido, contra las autocracias.  

La generación de Simón Bolívar, contra la autocracia española. El grito lo dio el futuro Libertador: “¿es que no bastan trescientos  años de calma?”

La segunda generación fue la del 28. La de los estudiantes que emergieron contra Juan Vicente Gómez, al grito de sacalapatalajá.

Y la tercera generación, es esta que encabeza Capriles (y allí vamos todos de todas las edades), que emerge contra esta autocracia al grito de Hay Un Camino.

La primera generación implantó la Independencia. La segunda, agregó la Democracia. Y esta Tercera Generación, añadirá la Prosperidad.

Por ello el 7-O escogeremos entre el Camino de la Historia, o el Barranco que nos conducirá a las cavernas de Trucutrú.

O a sociedades similares a las de los “panas” de esta “revolución”: Bielorrusia, la última dictadura de Europa. Cuba el último totalitarismo de América y paraíso de tiburones come balseros. Irán... ¿qué será de la vida de los opositores golpeados y presos por denunciar fraude en las últimas elecciones de ese país? Siria… sin comentarios. Eso sin contar con los terribles líderes “panas” que ya no están y tanto daño ocasionaron a sus pueblos.

¿Es eso lo que usted quiere para Venezuela?

El camino de Capriles es la unidad electoral para la unidad del alma nacional. Respeto, diálogo, legalidad vs leguleyismo, humanismo basado en las libertades. El camino es el siglo XXI, que emergerá desde el fondo de los venezolanos.

Capriles Presidente. Una necesidad nacional.

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario