miércoles, 25 de julio de 2012

VOTOX POR CHÁVEZ

                                                                                                                                         Blog. Núm. 59

Esta revolución se niega a reconocer su notorio envejecimiento. Pretende hacerse pasar por Dorian Gray y mostrarle al pueblo en esta campaña electoral, una fachada de eterna juventud.  La verdad es que lo que logran es una especie de fotografía sepia. Como que creen que el pueblo es bobo. Olvidan que Dorian es un personaje del reino de la fantasía y además su triste final: el desmoronamiento, cuando pasó el encanto. Encanto que para el pueblo de Venezuela ya forma parte, en el mejor de los casos, de la nostalgia; pero de ninguna manera del futuro.

Que joven te ves, igualito a Dorian Gray- se burla el pueblo de su vetusto gobierno. Y al observar su sonrisa de satisfacción, se la corta en un segundo: después de la puñalada.

El candidato Capriles, ante la insistencia de Chávez de que él representa el futuro y lo nuevo luego de catorce años,  planteó que el candidato del gobierno, es tan nuevo como Fidel. O sea, como si Don Francisco ofreciera  un Modelo T… de paquete.

SABER ENVEJECER

 Este gobierno actúa como la gente que envejece y no madura para aceptar los irreductibles síntomas.

 Hace  como los que creen que con algún tinte, o refrescamiento, se puede disimular la puntual llegada de las incipientes canas en las sienes, las paticas de gallo, la flacidez y abultamiento del vientre y sobre todo… la gente que en las calles en lugar de gritarnos chamo, señorita o joven, nos comienzan a decir señor, don, doñita y hasta a ceder puesto en los autobuses, por agraciadas señoritas a los hombres entrados en años, al ritmo de: doncito, siéntese por favor.

Y ni hablar de la juventud del sexo opuesto, con quienes antes se producían cortocircuitos en las miradas y que ahora sólo los miran o porque los confunden con alguien, o para pedir alguna dirección.

El gobierno cree que pintándose las canas, parecerá un joven de pelo negro y no un viejo con el pelo pintado; o que inyectándose los cachetes quedará como púber sin arrugas y no como el decir popular: más planchado que chicle de mesonera. LA EXPRESIÓN JUVENIL, SE TIENE O NO SE TIENE.

SANGUIJUELAS PARA LA FIEBRE… EN EL SIGLO XXI

Así, la desgastada revolución pretende decirle al pueblo que desborda juventud con faja, cachetes infiltrados y tinte. Que es el futuro, con la palanca de retroceso en una mano y una foto de Trucutrú en la otra.

Que es el NUEVO cuando intenta aplicar un modelo de producción basado en expropiaciones, confiscaciones, invasiones y esquemas organizativos superados hace décadas en todos los países. El resultado: cuatro mil industrias menos, 150.000 empresas menos, la mitad de la producción de leche, caída de la producción de arroz y de muchos rubros. Pobreza, desempleo y más pobreza.

Proyecte para el 2019. ¿Quedará país? ¿Hay alguna razón para que se revierta la tendencia? Ese no puede ser el futuro.

 Menos cuando la destrucción es ESTRATÉGICA. Porque si hay más industrias, más empleos y más producción, habrá más inversiones, mayor distribución del poder, alternabilidad y el modelo fidelista de poder para toda la vida, no sería posible. HE AHÍ EL DILEMA: DESARROLLO O ETERNIDAD EN EL PODER. Claro que la revolución escoge el modelo fidelista y trabaja por un país paralizado… como Cuba. Y eso… no puede ser el futuro.

Y mucho menos la oferta de licuefacción de poderes en un jugo, zumo, hugo, como si Rousseau no hubiera existido, o como han hecho LOS TOTALITARISMOS DE TODOS LOS SIGLOS. Ese no puede ser el futuro.

O cuando ofrecen el militarismo del siglo XIX. EN TODOS LOS PAÍSES AVANZADOS LOS MILITARES ESTÁN SUPEDITADOS AL PODER CIVIL Y NO AL  REVÉS. Sólo ha sido diferente antes del siglo XIX, o en los regímenes de Hitler, Mussolini, los hermanos Castro, o tanto superado dictador latinoamericano. Quien ofrezca militarismo, ofrece el pasado.

Y quien ofrece Mesías, está anclado en el absolutismo. NINGÚN  PAÍS AVANZADO DEPENDE DE UN SUPERHOMBRE y mucho menos para toda la vida. La realidad demuestra que superhombre implica… súper hambre. Puro pasado.

Estatismo; comunismo; licuefacción de poderes jugo, zumo, hugo; militarismo, mesías, presidentes forever. ¿Qué clase de futuro es ese? Trucutrú  en el siglo XXI. Pobreza, inseguridad, desempleo.  ¿Hay alguna razón para que se revierta la tendencia con la misma fórmula? La revolución está envejecida. Puro pasado. En lugar de decir Vote por Chávez, les sale plantear: votox por Chávez.

Y Capriles, un joven estadista, cuarenta años y ya fue Presidente de la Cámara de Diputados,  Alcalde, Gobernador, y preso político de este régimen.

Su mensaje es respeto, inclusión, unidad de los venezolanos, legalidad, separación de poderes, empresa privada, empleo, políticas sociales, salud, educación, alternabilidad, gerencia, capacidad… y en democracia. Exactamente como hacen los países exitosos. No lo dude, el camino del futuro.

Un mensaje joven. Sin subterfugios. Hay que darle el voto a Capriles. Sin X.

    








No hay comentarios:

Publicar un comentario