domingo, 24 de junio de 2012

MAJUNCHISMO LENINISMO

                               

                                                                                                 Blog. Núm. 54

Espejito, espejito ¿quién es la más bella? … preguntaba la bruja.  Y el adulante espejo le respondía: mi reina, tú eres la más bella. Entonces, el  híper hinchado ego de la bruja quedaba satisfecho. Claro, por ahora y sólo por ahora, porque un día el espejito observando muy envejecida a la bruja, cansado de jalarle tanto y sapiente de que sus poderes mágicos iban en decadencia, se atrevió a decirle: no mi reina, ya no eres la más bella. La más bella es ahora Blanca Nieves, ha crecido y te supera.

Majunche, majunche (de calidad inferior, deslucida, mediocre… según el DRAE) - comenzó a gritar desaforadamente la bruja. El espejito, casi que se rompía del miedo.

Le impresionaba como la bruja le decía a Blanca Nieves calificativos que si a ver vamos, la caracterizaban a ella misma. Acusaba a otros de lo que era ella. Algo así como robar una cartera y decir al ladrón al ladrón, para provocar confusión.  

Por sus frutos los conoceréis, había predicado Jesús, el hijo del Único que va antes del comandante, según la propaganda oficial. Y los frutos de esta revolución son, por decir lo menos, de calidad inferior, deslucida y mediocre. Majunches.

 Entonces, ¿Quiénes son los majunches? O sea, de calidad inferior… como PDVSA, que producía más de  tres millones de barriles con 40.000 trabajadores y va por dos millones en barrena, con 100.000 trabajadores… o las empresas de hierro y aluminio, que están al 40 %… o la  agricultura, con el 25 % de las tierras cultivables confiscadas…o las empresas, disminuidas desde 14.000 hasta  8.000… o la disparada violencia.

Puro majunchismo. Como la democracia participativa que desde Miraflores otorga los recursos a los consejos comunales panas… emulando a los soviets con los que Lenin pretendió gobernar, cual zar a todas las rusias, sin pasar por gobernaciones y alcaldías. Cualquier parecido…

Por ello y  por los atropellos contra la propiedad, como hizo Lenin en la Rusia comunista,  no dudamos en calificar este majunchismo, de leninista.    

                                           EL SER Y LA NADA       

Ahora resulta que Capriles es… LA NADA. Claro,  EL SER es el  Bolívar éste, segundo en los cielos después de Dios.

Y a quien se le ocurre que  el Bolívar éste se rebaje  a debatir con la nada. Algo así como una pelea de Goliat contra David, pero sin esas trampas de hondas escondidas… a mano limpia.

Por eso el candidato  del socialismo procubano no acepta debatir con la nada. Tan solo con Betancourt, Caldera o Carlos Andrés Pérez, a los que si estuvieran vivos, tendría el placer de propinarles un KO.

Aclaro que comparto eso de buscar muertos para pelear. Y aprovecho para retar a Joe Louis y a Rocky Marciano a un combate a doce rounds…

Pero hay que aclarar de todas formas, que lo de debatir con la nada no es nuevo. El Presidente tiene catorce años en soliloquio. No conversa con opositores y  de su gente, Dios libre al que se atreva a contradecirlo. O sea… la única respuesta a sus comentarios, es la adulante risa.

La verdad es que difícilmente aguanta un debate. Resumir en dos minutos una idea. Responder sin ponerse bravo. Argumentar y contra argumentar. Está, como dicen en el imperio, out of trainning.

Quien habla solo, espera ver a Dios un día… decía Antonio Machado. Y si ya eres su segundo…  Zeus redivivo.

En los regímenes majunchistas leninistas, no se debate. ¿A  alguien se le ocurre a Fidel, líder totalitario del modelo cubano, debatiendo con algún opositor? Tendría que ir a Miami o a las cárceles cubanas, porque seguramente la bloguera o las  valientes damas de blanco, serían muy majunches para su gusto.

Además, ¿cómo se rebaja un líder de esa talla a conversar sobre temas tan banales como la inflación, la violencia, los apagones…?

La democracia, para que no lo olviden los jóvenes y lo recuerden los viejos, es debate, respeto, diferencias, alternabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario