jueves, 12 de abril de 2012

LA HORA DE LAS TRANSICIONES ES YA

Rafael Gallegos Blog núm.44

Ya empezó la transición. Y no queremos darnos cuenta. Las expectativas electorales y la enfermedad del presidente, así lo indican. El hecho de que éste sea o no candidato presidencial, no cambia el escenario. Este régimen demodé, se atraganta comiéndose la flecha de la historia. ¿Trucutrú en pleno siglo XXI? DENTRO DE UN AÑO, NADA SERÁ IGUAL. Y para que la transición sea hacia la democracia y la prosperidad, y no hacia el caos, sólo nos queda un camino: el diálogo. O dialogamos, o nos matamos… créalo y preocúpese. Estamos hablando de la única “democracia” del mundo donde el gobierno no le habla a la oposición. Y la insulta. El único país “democrático” donde… el Presidente de la República… le dice cochino al candidato opositor, o los jueces dicen uh ah, y los medios de comunicación del estado, son del partido. No lo dude, este es el gobierno “democrático” más excluyente de la historia. Democracia fatua. Es decir… autoritarismo.

Pero, nada nuevo bajo el sol. Por más autócrata que sea el gobierno, hay que dialogar para la transición. La cruenta dictadura de Pinochet finalizó con diálogos y concesiones, eso sí… NI UN PASO ATRÁS EN MATERIA DE IMPUNIDAD. En El Salvador negociaron parados sobre las todavía frescas tumbas de de sus muertos en la guerra civil. Bolívar pactó con Morillo luego de diez sangrientos años. Bob Marley juntó las manos de de Manley y Seaga, en un acto que marcó la reconciliación de Jamaica.

Y de paso, ¿alguno de ustedes cree que sin el Pacto de Punto Fijo se hubieran sostenido los cuarenta años de democracia, con Fidel Castro, LUGARTENIENTE DE LA URSS, invadiendo las costas venezolanas… con los comunistas subiendo a la montaña, o haciendo guerrillas urbanas que por ejemplo, mataban a un policía todos los días… o con los gorilas militaristas tratando de dar golpes de estado? Y no vaya a creer que Betancourt, Caldera y Villalba, así como los militares, empresarios y ciudadanos que los apoyaron, eran igualitos entre sí. Simplemente sacrificaron sus naturales egoísmos, por la patria, esta misma Venezuela cuyos ciudadanos de a pie, hoy ROGAMOS, QUE CESE EL DESGARRAMIENTO DEL ALMA NACIONAL.

Cuando menguan las autocracias, comienza la transición hacia otro estadio. Y esta implica conversaciones. Dormir con el enemigo. ¿O es que todos no dormimos en el mismo país? ¿O es que usted piensa irse? Aunque parezca perogrullo, VENEZUELA ES EL ÚNICO PAÍS DEL MUNDO DONDE NO SOMOS EXTRANJEROS. ¿Y de qué vamos a conversar? Pues primero saludarnos, tocarnos las manos, preguntarnos por nuestros familiares y amigos comunes. Dejar de culparnos mutuamente. Reconocer las abismales diferencias. SI FUÉRAMOS IGUALES ESTARÍAMOS EN EL MISMO BANDO. Buscar los puntos de coincidencia. ¿O es que usted cree que cuando Nixon y Mao se dieron la mano fue porque de golpe, se cayeron bien? No, tomaron conciencia de que no podían vivir separados. Y LOS VENEZOLANOS… NOS NECESITAMOS TODOS PARA UN FUTURO COMÚN Y DEMOCRÁTICO.

Respeto a la gente, respeto a la oposición, inclusión, reconocer las cosas buenas de parte y parte, despojarnos de tanto odio que ya se vuelve hereditario. Conversar con las masas que se controlan para evitar violencia. Cero impunidad. Hay que forzar las conversaciones para hacer una transición sin guerra, o más realista, para evitar que el pos chavismo (que ya arranca) esté marcado por una dictadura militar, de cualquier signo. En el gobierno hay gente que quiere dialogar. ¿Qué muchos no quieren? Ya llegará la hora. La realidad y la sobrevivencia, obligan. Cual el fiel faldero Himmler, que a última hora, ANTE EL DISGUSTO DEL MISMÍSIMO FUHRER, se decidió a entablar negociaciones con el Estado Mayor enemigo. Además, en todos los países del mundo… se dialoga en las transiciones.

MARGINALIDAD CERO: LA OTRA TRANSICIÓN

Y cuando esto acabe - que ya acaba y si lo duda cierre los ojos y escuche los estertores- HAY QUE HACER LA TRANSICIÓN DESDE LA IMPRODUCTIVIDAD HACIA LA PROSPERIDAD. Respeto a las instituciones, a la propiedad privada, ESTRATEGIAS DE DESARROLLO, descentralización, agresivas políticas sociales, alternabilidad, elecciones limpias y la VISIÓN de acabar con la marginalidad: MARGINALIDAD CERO. Asumir la transición hacia un país próspero. Es la única manera de evitar que en pocos años, otro mesías engañe a los más desprevenidos y se vuelva a instalar en Miraflores.

Como la respuesta que dio Jesús cuando con la intención de hacerlo quedar mal le preguntaron: ¿Maestro, el pájaro que tengo en la mano está vivo o muerto? (y si contestaba vivo lo mataba y muerto, lo sacaba volando): SU DESTINO ESTÁ EN TUS MANOS. El destino de Venezuela, está en las nuestras. Y créanlo, pasa por efectivas transiciones hacia la democracia y hacia la prosperidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario