viernes, 23 de marzo de 2012

PETRÓLEO: APERTURA VS ENTREGA

Rafael Gallegos Blog núm.41

Una cosa es la Apertura Petrolera adelantada por la vieja PDVSA, y otra muy diferente es la Entrega del país que bajo el disfraz de Apertura Revolucionaria, se hace en estas aciagas horas de la “revolución”. La de los años noventa se realizó para apuntalar los logros de la Nacionalización, en el marco de una empresa eficiente; mientras que la Apertura “revolucionaria”, la hace una empresa pre quebrada para reforzar los cada vez más desolados bolsillos del gobierno (ni siquiera los de la empresa). Veamos:

En 1976, se nacionalizó (o mejor, se estatizó) la industria petrolera venezolana. Los logros estuvieron a la vista en poco tiempo. Partieron de una gran seriedad técnica y política. A la vuelta de pocos años las empresas que recibimos los venezolanos habían multiplicado sus reservas; asumido el mercadeo internacional; explotado los campos de Monagas y Apure y comenzado a explotar la Faja; cambiado el patrón de refinación, aspecto que generó más de doscientos mil barriles adicionales de gasolina en nuestras refinerías; internacionalizado el negocio comprando participación en refinerías de USA y Europa, aspecto que nos permitió colocar nuestro crudo procesado, directamente en los vehículos del primer mundo; procesado y fraccionado el gas; desarrollada la Orimulsión. Además se creó INTEVEP como centro de investigación y el CIED, premiada como la mejor universidad corporativa del mundo. Todo eso en apenas veinte años y CON VENEZOLANOS.

Luego, dentro del marco de la Ley y con la debida aprobación del Congreso Nacional, se inició el proceso conocido como APERTURA PETROLERA. ¿En qué consistió? En apalancar el negocio petrolero con capitales privados. Voces agoreras plantearon que se estaba entregando al país. Sin embargo mediante este proceso, se desarrollaron 500.000 barriles en los Campos Maduros (de muchos años de producción y bajo rendimiento), se construyeron los mejoradores de la faja y se incrementó producción de su crudo extrapesado en 600.000 barriles y además, se exploraron (no sólo gratis, sino recibiendo 2000 MM$) áreas prospectivas, cuya ejecución hubiera durado 30 años y costado miles de millones de dólares. Además, PDVSA buscó LOS SOCIOS MÁS EFICIENTES DEL MUNDO. El éxito fue tan grande, que de ese proceso se generó algo así como el 40% de la producción actual. Al final, los venezolanos transformamos una industria “saca tubos” en un EMPORIO ENERGÉTICO.

Y LLEGÓ EL COMANDANTE Y MANDÓ A PARAR

Como en la canción de Carlos Puebla, la “revolución”, luego de botar a 23.000 petroleros (como sacar a los médicos de un hospital… ¿quién opera?), mandó a parar tanta eficiencia. Las autocracias, a lo Millan Astray gritan: “muera la inteligencia”, o peor: “cuando oigo la palabra cultura desenfundo el revolver”. Entonces comenzaron la Apertura Rojita, con petróleo socialista que, aunque usted no lo crea, fluye de yacimientos… revolucionarios.

Y mientras la Apertura Eficiente (AE), se hizo para apuntalar los logros de la Nacionalización, la Apertura Revolucionaria (AR), se adelanta sin objetivos empresariales y full política. Mientras la AE buscó incrementar la eficiencia y captar mercados, la AR busca dinero para los cada vez más escuálidos bolsillos de la “revolución”. Mientras la AE buscó los mejores socios del mundo, la AR se asoció con países panas, muchos de los cuales, no tienen ni idea de cómo asumir ese reto. Dicen los deslenguados que no lo podían creer, cuando les otorgaron los campos. Por último, mientras la AE asumió el proceso como una estrategia de crecimiento, la AR lo hizo buscando financiamiento… para el gobierno.

Y los resultados, a la vista. Mientras la vieja PDVSA incrementó su producción en más de UN MILLÓN DE BARRILES Y CONSTRUYÓ LOS MEJORADORES, la nueva… sin comentarios. Todavía esperamos la reversión de la barrena de producción y la primera molécula de gas. La verdad es que Rockefeller no podría creerlo. Los deslenguados dicen que en lugar de producir petróleo… lo derraman y al son (cubano) de las explosiones en las refinerías.

¿Y el Fondo Chino? Petróleo a futuro para gastos dispendiosos en el presente. Un país serio HUBIERA CONSULTADO CON TODA LA NACIÓN si convenía y rigurosamente, qué hacer con el dinero adelantado. Hoy PDVSA EXPORTA a China SIN COBRAR 400.000 barriles, o sea, media Colombia y dos Ecuador de petróleo. ESE PETRÓLEO QUE VA PARA CHINA ES SUYO Y DE SUS HIJOS, o mejor… era.

¿Y la bolsa de Hong Kong? Como principio es sano; pero primero la consulta con la nación, además, ¿usted confía en que van a hacer buen uso de ese dinero? ¿Se sabe el cuento del sapo y el alacrán? Agréguelo a la gigantesca deuda petrolera. Menos mal que esto se acaba en octubre, porque otra “revolución” petrolera y nos quedamos sin país.

No es lo mismo ni se escribe igual. Aquello fue Apertura y esto, lo llamen como lo llamen, es Entrega de Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario