miércoles, 19 de diciembre de 2012

POST CHAVISMO


 

Rafael Gallegos                                                                           Blog. Núm. 79
 

 Perdimos. Nos pelaron en las regionales. ¿Y qué? Esa es la política. Ganar, perder, ganar, volver a perder. En el caso de los demócratas venezolanos, debemos tener claro que perderemos… hasta que logremos un triunfo contundente. La gran pregunta para el 2013, es si podremos lograr esa victoria. Ud. ¿qué opina?

Yo, creo que sí.

Comparto el término de arrebatón para definir la derrota en las regionales. El gobierno, para quien el grosero ventajismo se ha hecho costumbre, hizo a sus candidatos gobernadores paralelos, con mucho dinero, mucho más que a los gobernadores legales. Igualmente utilizó el  tesoro público para la campaña de los candidatos de la “revolución”. Irrespetó a un árbitro que no se hace respetar en su empeño en parecer un ministerio. Todo un fraude procesal. Es verdad que no hay fraude contable, aunque habrá que esperar el final del drama de Andrés Velásquez en el Estado Bolívar.

Por cierto, los demócratas estamos a la espera que el CNE la haga una llamada de atención, aunque sea para disimular, al vicepresidente Maduro por su proselitismo en pleno proceso de votación el 16 D.

A pesar de tamaño ventajismo, los candidatos a gobernadores de la alternativa democrática lograron el 44% de los votos. ¿Cómo hubieran sido los resultados en igualdad de condiciones?

Además, los “desencantados” de la oposición, no votaron. Si el Libertador se hubiera “desencantado”… seríamos todavía colonia de España. Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades.

LA PARADOJA

Perdimos las elecciones regionales… pero más grave sería que perdiéramos las perspectivas. Es imperativo desarrollar visión de helicóptero para observar integralmente el proceso político y no enredarnos en las ramas del bosque.

Montados en el helicóptero, podremos observar la siguiente paradoja: a pesar de la derrota, tenemos mejores perspectivas que la “revolución” para el 2013. Veamos:

En primer lugar, hay que elegir un nuevo CNE y unos nuevos magistrados, en los próximos meses. Para ello, se requiere del concurso de nuestros diputados. Lo que implica que se comienza a desmontar la hegemonía.

En segundo término, ya comenzó el post chavismo. Lo decretó el Presidente cuando nombró a Maduro como sucesor. Y eso, no es poca cosa. Si para la oposición es traumático enfrentar dos derrotas seguidas, imagínense para la “revolución” la expectativa de haber ganado unas presidenciales y no poder cobrarlas.  Y peor, no tener “cobrador” para un muy probable nuevo proceso electoral.

O sea… chao. Y ellos lo saben.

Por primera vez la oposición tiene líder y el gobierno, no. Tenemos a  Capriles Radonski, que en una excelente campaña sacó en octubre el 46% contra el ventajismo de Hugo Chávez. Y además hoy, flamante gobernador reelecto del Estado Miranda. Agregó a su record de KO, a otro vicepresidente. Y no hay dos sin tres.

El gobierno, tiene a Maduro, o a Cabello, o tal vez otro aspirante. Por primera vez en quince años… no tienen un líder visible. Tienen que formarlo, venderlo y ponerle en la boca un programa de gobierno más allá de la cursilería populista que Chávez quería que yo prosiguiera su obra. Y no tienen tiempo.

Y el líder que nombren para las probables elecciones presidenciales, ni remotamente aglutinará en un férreo puño a los militares, a los poderes, al gobierno central, al partido, a los procubanos, los militaristas y sobre todo al pueblo. Porque en las democracias, el poder no se hereda. Ni de lejos el sucesor heredará el 55 % de los votos de Chávez el 7 de octubre.

Además, la oposición es absolutamente unitaria, mientras que al gobierno… ya se le ven las fisuras.

El sentido común nos indica que el candidato del gobierno que resulte para el 2013, está marcado por la derrota.

Lo que quiere decir que Venezuela, guiada por Capriles, está destinada a la democracia y la prosperidad.

Y en el caso de un improbable triunfo “revolucionario”, el nuevo presidente  tendría que dialogar, transigir… democratizarse. Desdibujar una “revolución” que en el argot hípico, está más que en la recta final, en la línea roja. Rojos en la línea roja.

Las cartas no están echadas… todavía.  Las estamos barajando. Estamos barajando el absoluto reconocimiento a Capriles. La maximización de la acción unitaria. El abandono del paralizante “desencanto”. La maximización de la maquinaria. Y lo más importante, la conciencia de que somos los favoritos para el 2013.

Parafraseando a  Buck Canel (cédula en mano), si tenemos la moral de triunfo… triunfaremos.

Abajo la auto lástima. Que se preocupen ellos. Las condiciones del 2013 nos favorecen.  

Mientras barajamos, esta columna se despide hasta el 2013. El año de la transición, que debe estar marcada por el diálogo entre todos los venezolanos. Feliz Navidad y un 2013 lleno de democracia.

jueves, 13 de diciembre de 2012

CUENTOS DE DELFINES


 Rafael Gallegos                                                                          Blog. Núm. 78 

Lenin no dejó delfín. Por el contrario, en una correspondencia alertó acerca de los peligros que representaba un hombre como Stalin en el poder. Pero las cartas estaban echadas. Sus advertencias fueron inútiles y Stalin, tras la muerte de Lenin,  gobernó por 30 años. El ex sindicalista petrolero pasó a la historia por sus purgas, por las cárceles de Siberia, por su represión. Por cierto, nada diferente a casi todos los líderes comunistas. Moraleja: Al sucesor no lo escoge el jefe, lo escojen las circunstancias

En su momento, la enfermedad, o los excesos acabaron con un Stalin todavía joven. Aunque las malas lenguas dicen que lo envenenaron. Nadie lo podía creer. Quien descubrió su cadáver tirado en un sofá, no se atrevió a acercársele por horas. El Padrecito de todas las rusias, el todopoderoso de la URSS, el dueño de las vidas y de las muertes, ya no existía. Beria, el temible  jefe de la KGB, se quiso imponer como delfín. Sus propios compañeros, unidos en el miedo a tamaño personaje, lo impidieron. Nikita Kruschef, uno de sus incondicionales, de  los que le juraba lealtad eterna día a día, a la larga se convirtió en el sucesor. Sería precisamente el encargado de denunciar ante el mundo sus crímenes, en el XX Congreso del Partido, apenas tres años después. Desde su tumba, Stalin horrorizado, pensaría en la paradoja que quien le denunciaba, era el mismo que en vida le había aplaudido tan desaforadamente. Moraleja: El adulante no adula al poderoso… adula al poder.

Gómez la capaba los gatos a doña Zoila de Castro. Por eso algún historiador lo llamó “el gran capagatos”. También le  juraba hasta el llanto, alta fidelidad a su jefe Cipriano Castro. Éste, conmovido, lo dejó cuidando el coroto mientras se operaba en Alemania. A los veintitrés días, Don Cipriano, estaba tumbado por su compadre y delfín. De la operación en Alemania, salió bien. Se curó; pero quedó fuera del gobierno y… fuera de Venezuela. Murió diez y seis años después, 1924, en Puerto Rico, luego de tumbos en todos los puertos y de haber estado preso, como los personajes de Franz Kafka, sin saber la causa, en Ellis Island, frente a Nueva York. Moraleja: el que capa gatos, también capa poderosos.

 

Unos conspiradores asesinaron al Mariscal Sucre. Ni accidente, ni asalto. Simplemente, a sus jóvenes 35 años, el vencedor de Ayacucho y ex presidente de Bolivia, era por encima de todo, el heredero del Libertador. En algún futuro, el Presidente de la Gran Colombia. Todos parecían de acuerdo, hasta que lo balearon. Moraleja: Hay muchas espinas escondidas bajo las flores.

Guzmán Blanco, ante tanto adulante, se creyó su cuento de que era un salvador de su pueblo. Le hizo gracia su parecido con el Libertador “hasta en el mal carácter”. Creyó sinceros a sus adulantes y adláteres. Tan atornillado se creía al poder, que ideó la manera de encargar a algún incondicional subalterno de la Presidencia, e irse a su amado París un tiempo y luego regresar. Seleccionó a Linares Alcántara para la Presidencia. No podía creerlo cuando su delfín se le volteaba y el otrora aplaudidor pueblo, le tumbaba las estatuas (“el manganzón” y “el saludante”). Moraleja: los delfines son fieles hasta que llegan al poder.

El Presidente Santos ayudó, se dice que fue el cerebro de ese proceso, a derrotar a las FARC durante el gobierno de Uribe. Éste lo ungió como Delfín. Apenas ganó Santos… le volteó la política a Uribe. Moraleja: una vez en el poder, los delfines hacen lo contrario de lo que hacían sus jefes.

Cuando murió el dictador Juan Vicente Gómez, su primo Eustoquio, aspiraba a ser su Delfín. Pero López Contreras (gracias a Dios), se le adelantó. Se movió antes y usó su poder como Ministro de Guerra y Marina. Al final, fue el sucesor y revirtió la tenebrosa dictadura. Moraleja: entre los delfines, el más pila, es el que logra hacerse con el poder.

Si seguimos con cuentos de delfines, encontraremos que el único delfín que ha cumplido su rol, es… Flipper.

Porque en las democracias, los delfines no existen. Tan solo los pueblos que eligen y sacan gobiernos en los procesos electorales.

Pensar que los delfines pueden ser exitosos, es como pensar que el hijo de un médico, pueda continuar con éxito una operación. En las democracias, los delfines no existen. Puro cuento. Lo que existe es líderes que se hacen, se fajan y se ofrecen a la opinión de los pueblos.

Por ello el 16D, escogeremos líderes regionales y no delfines, ni ungidos, ni paracaidistas. Elegiremos hombres y mujeres capaces de liderar la ruta hacia un futuro próspero y democrático.

 

 

 

miércoles, 5 de diciembre de 2012

16D: VOTE Y BOTE EL COMUNISMO


                       
 

Rafael Gallegos                                                                           Blog. Núm. 77

No es cuento. Llegó el comunismo. Tiene tiempo tocándonos el timbre. Hacernos los que no oímos, ni callará el timbre, ni impedirá que nos tumben la puerta.

¿Qué hacer? Primero que nada dejar el guayabo. Perdimos el 7O… y qué. Si Bolívar se hubiera paralizado luego de la pela que le dieron en La Puerta, jamás hubiera llegado a Carabobo.

No hay que perder la perspectiva. Hay varios eventos en el camino. Primero el 16D. Podemos ganar varios estados, si votamos, en nueve. En los más poblados y más desarrollados. Luego en abril para elegir el nuevo CNE, la “revolución” necesita del visto bueno de nuestros diputados. Por otra parte, la incertidumbre acerca de la salud presidencial, nos obliga a prepararnos para el probable escenario de algún  evento electoral.

De ninguna manera estamos derrotados. Estamos en la lucha, perdiendo hasta vencer. Y nadie dijo que era corta, ni que íbamos a salir invictos.

Y hoy, nos corresponde votar. Sin excusas. Al gobierno le conviene que nos enguayabemos y a nosotros… crear un muro de contención contra el comunismo.

DICCIONARIO DE EXCUSAS

Para no votar, sobran excusas. Todo un diccionario.

-      Que si estamos desencantados… y el gobierno, canta con su desencanto. Feliz de que usted no vote y le abra el camino al comunismo.

-       Que si los capta huellas está conectados con el PSUV… adelante, por arriba de las tumbas, dijo el gran demócrata Rómulo Betancourt. Y por arriba de las ilegalidades, agregamos nosotros. Lo que buscan es amedrentarlo.

-      Que si los candidatos oficiales está regalando neveras y lavadoras… agarre la suya y vote por la oposición.

-      Que si los testigos están flojos… bueno, métase a testigo y lleve gente. Deje de ser expectador y conviértase en actor.

-      Que si vamos a perder porque mucha gente se fue de vacaciones… también mucha gente las desfasó para votar.

-      Que si hay mucho ex chavista como candidato… y cuál es el problema, la idea es atraer chavistas para la oposición. Sume y siga.

-      Que si el REP es sospechoso… siempre lo ha sido y con ese REP hemos ganado dos veces.

-      Que si esta oposición es tapa amarilla, que si los partidos están peleando, que si Capriles no llamó al deconocimiento, que si este gobierno no sale con votos… siempre sobrarán excusas.

Lo único cierto es que si no votamos, perderemos todas las gobernaciones. Si no salimos a votar, las excusas de hoy serán el lamento del mañana.

Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades.

MOMENTO HISTÓRICO

Los venezolanos vivimos un momento estelar. O democracia, o comunismo. Por ahora, vamos perdiendo; pero eso no quiere decir que no se voltee la tortilla.

Los venezolanos hemos vivido otros momentos donde la sin razón domina el escenario.

En 1810 y 11, la mayoría los pardos, mulatos, mestizos y negros no compartían la Independencia. Dicen que Miranda capituló en 1.812 ante Monteverde, porque le dio miedo un fuerte alzamiento de mestizos realistas en el oriente del país.

Boves derrotó a los patriotas con el apoyo del pueblo. Luego de su muerte, gracias al liderazgo de Paéz y de Bolívar, el pueblo se cuadró con la Independencia.

Zamora, con la justeza de sus banderas, provocó una gran destrucción en el país. Uno de sus lugartenientes, Guzmán Blanco, revirtió las banderas y trajo prosperidad.

Los dictadores Gómez  y  Pérez Jiménez sumergieron al país en el oscurantismo. Presos exiliados, torturados, asesinados. Ambos parecieron eternos. Gómez murió en el poder, y sus  lugartenientes López Contreras y Medina, voltearon la tortilla. Y  Pérez Jiménez fue sacado del poder, lo sucedieron  el militar demócrata Larrazábal y luego Betancourt y Leoni. Entre todos implantaron la democracia.

Hoy asistimos a la destrucción estratégica del país. El desbaratamiento, según los filósofos de la “revolución”.

Observe, desbarataron las instituciones, PDVSA, la CVG, la industria, la agricultura, las carreteras, los hospitales… le metieron un brochazo rojito al proceso electoral… dividieron el alma nacional… Venezuela desbaratada.

Desbaratan para imponer el comunismo. Como el comunismo cubano. Cincuenta años de represión, de hambre, de improductividad. Marasmo y mutismo. Los únicos felices son los tiburones come balseros y claro, la nomenklatura.

Para imponer el comunismo, la “revolución” acelera las comunas. Una mascarada de participación, que esconde el poder absoluto de Miraflores. Nada nuevo bajo el sol. Los soviets rusos, o los CDR cubanos. Piezas del rompecabezas del totalitarismo.

El 6D hay que  detener la escalada comunista. El mejor instrumento es el voto.

Usted decide. Sin excusas, a votar. La patria lo exige. Y el momento histórico. Abajo el guayabo. Y arriba la democracia.   

martes, 27 de noviembre de 2012

VIVA EL CAPITALISMO


                                             

Rafael Gallegos                                                                           Blog. Núm. 76

Llegó la hora de definiciones. O somos comunistas, o somos capitalistas. No hay lugar para medias tintas, ni se acepta guabineo. O se está embarazado o no se está. Nadie está medio embarazado. Y créalo, Venezuela está preñada de totalitarismo. Es imperativo tomar posición.

O estamos con esta destrucción adrede de instituciones, petrolera, básicas de Guayana, industrias, agro y sobre todo del alma nacional, a objeto de mantener un mesías en el poder para toda la vida… o estamos plenamente identificados con la  con la reconstrucción de Venezuela.

Si usted está de acuerdo con el exprópiese, considera a los empresarios una guarida de Alí Babá, no cree en el mercado ni en la propiedad privada, pero sí cree en los presidentes forever y en las comunas, no lo dude, usted es comunista. O sea, apoya el régimen totalitario cubano, pana y modelo de esta “revolución” y el país más igualitario (por abajo) y reprimido (por todos lados), de América.

Pero si usted cree en el libre mercado y en la empresa privada, no lo dude, usted es capitalista. Así, sin apellidos. No se deje embaucar por los demagogos, capitalista.

Sé que no es fácil decir esto en un país donde desde el final de la Guerra Federal, nadie quiere ser tildado de conservador. Liberal era Guzmán Blanco y liberal el Linares Alcántara que le tumbó las estatuas, bautizadas por el pueblo como manganzón y saludante. Tan liberal era Andueza Palacios tratando de reformar la Constitución para quedarse cuatro años, como Joaquín Crespo, que lo sacó por abusador… y sin que le quedara nada por dentro, se quedó seis años. Enemigos jurados; pero eso sí… todos liberales. Ser conservador, era una raya.

Y en el siglo XX, nadie ha querido ser de derecha. Todo político que se precie es de izquierda, o de centro izquierda, o de izquierda radical, de izquierda cristiana, de izquierda protestante, o de izquierda light…

Nuestra historia nos ha inculcado que los de izquierda son de buenas intenciones y los de derecha, los malos de la película, que buscan enriquecerse a costa de los obreros y campesinos explotados.

Hemos oscilado entre el simplismo de una avara derecha tipo Rico Mc Pato, y una maravillosa izquierda tipo Robin Hood. Mitos útiles para un parabrisas: izquierda derecha, derecha, izquierda. Pero Venezuela es algo más complejo: un país que requiere estrategias, y no intenciones,  para acabar con tanta injusticia.

Y con esas intenciones tan maravillosas como inoperantes, esta “revolución” nos ha empedrado el camino del infierno. Que vamos llegando. ¿No siente el calorcito?

Buenas intenciones izquierdosas, como las del comunista Stalin, que mató millones de rusos en sus purgas y en su colectivización.  O como las de Mao, que con su Gran Salto Adelante (comunas en 1957), provocó la muerte por hambre de millones de chinos. ¿Ese esto lo que usted  quiere para Venezuela?

¿No?, entonces no lo dude, usted no es comunista. Es capitalista, porque no hay más. Comunismo…o capitalismo.

Y claro, no todos los capitalismos son iguales. Pero en todos se  respeta la propiedad privada y el libre mercado. A estos factores hay que moldearle el país que queremos: agregar  las estrategias de desarrollo y políticas   sociales dirigidas a acabar   con la pobreza y no a maquillarla con fines publicitarios.  Políticas que redunden en hambre cero, educación, hospitales, empleos. Ah! Y todo en un marco de libertades, respeto al ciudadano, elecciones limpias, alternabilidad… democracia.

Eso es capitalismo. El que queremos, como el de Chile, Japón, Costa Rica, Estados Unidos, Canadá, Finlandia, Holanda, Noruega… todos son capitalistas, democráticos y por ende… prósperos.

En todos hay gente que todos los días sale de la pobreza. No como en este régimen, donde se sale de la pobreza solo por la vía estadística, porque en la realidad, siguen los ranchos, la violencia, las malas escuelas, la insalubridad, los apagones.

En todos esos países hay una clase media dotada de herramientas para mantener su condición. Contrario a la de este socialismo (o comunismo en ciernes), agobiada por la inflación, la expropiación, el cierre de empresas que generan buenos empleos, el ahogamiento financiero de las universidades autónomas.

Y el único antídoto contra este comunismo, es el capitalismo moderno y democrático. Como el de los países prósperos. Ya está bueno que este régimen se copie de Cuba, el peor alumno del salón.

Todas las sociedades exitosas del mundo son capitalistas. No hay países prósperos sin empresas prósperas, ni uno solo… cuente.

En todos los países comunistas, lo que hay es hambre y represión. Entonces, ¿capitalismo o comunismo?  Siéntase orgulloso de ser capitalista. Es el único antídoto contra esta barbarie que nos quieren inocular.

 

 

  

miércoles, 21 de noviembre de 2012

LLEGÓ EL LOBO ROJO

                                            
 

Rafael Gallegos                                                                           Blog. Núm. 75

 

Viene el lobo, viene el lobo, dijimos por años. Y ahora, ¿quién lo duda?, llegó. El lobo rojo está cómodamente instalado en la poltrona más sabrosa de la sala de su casa. Déjese de inocentadas y no lo confunda por su rojo rojito con la caperucita, y menos con el mismísimo San Nicolás. El lobo del comunismo llegó. Y créame, no hay lobo bueno.

Venezuela se puede convertir en el primer país comunista por elección popular. Qué vergüenza.

La primera fase del comunismo es la destrucción de todo lo existente. Una plana que han seguido todos los comunismos que en el mundo han sido.

Como el ruso, que  comenzó asesinando a tiros al zar y su familia, y con  un Lenin, que por cierto a punta de  exprópiese, acabó con la propiedad privada  y también arrasó con la libertad. Mediante la excusa de destruir al capitalismo, destruyeron a Rusia. Oprimieron al pueblo ruso y tuvieron el tupé de bautizar ese totalitarismo con el nombre de dictadura del proletariado. O sea, acabaron con el pueblo en el nombre del pueblo.

El comunismo cubano ha sido igual. Con la misma excusa de destruir al capitalismo, destruyeron a Cuba. Para lograr la soberanía alimentaria, otra coincidencia más, destruyeron las haciendas… y se quedaron sin comida. Le juraron al pueblo cubano que iban a llegar a 10 millones de toneladas de azúcar y cincuenta años después, van por… una. Fusilaron (asesinaron) miles de cubanos en nombre de la revolución, llenaron las cárceles de disidentes y acabaron con la libertad de expresión.  Y pensar que ese es el modelo que nos quieren vender.

Por cierto, toda la admiración del mundo a la bloguera cubana J. Sánchez, en su valentía habita la esencia del pueblo cubano.

Luego, la revolución cubana le cambió a los rusos, soberanía por comida. Se dieron cuenta de su error, encontraron a  Venezuela que les da dólares, comida, petróleo y soberanía, no sabemos a cambio de qué. Todos los días sale un país bobo a la calle y el que lo agarre es de él- cuentan que dijo Fidel.

El modelo venezolano hacia el comunismo también comenzó destruyendo. La producción, las instituciones, la clase media, las carreteras, los hospitales… la democracia. Un plan de destrucción nacional. Destruyen el futuro del pueblo en el nombre del pueblo.

Hoy, a esa destrucción la llaman desabaratamiento. Por ello quieren desbaratar las gobernaciones y las alcaldías. “El mejor gobernador será el que más desbarate la gobernación” dijo un filósofo de esta “revolución”. Algo así como si un carnicero les dijera a los empleados que el mejor carnicero será el que mejor desbarate la carnicería. Bajo esa óptica, no dudo que Chávez es el mejor presidente que ha tenido Venezuela. Nadie, y no lo dude, ha desbaratado tanto a Venezuela como él. Ni la Guerra Federal, dicen los deslenguados.

No se quede como un bobo viendo al lobo. Imite a la Caperucita y busque a un leñador, o tópese con él… porque ya se tragó a la abuelita.

MURO DE CONTENCIÓN

Nuestro leñador es la unidad, la estrategia y  las pilas y el guáramo, que son nuestras primeras necesidades.

Para  rescatar a Venezuela  tenemos que formar un muro de contención. Como el  de Berlín, pero un muro de la Libertad. O como la muralla china, para protegernos de tanta barbarie que nos amenaza.  

Y las piedras de ese muro deben ser nuestras acciones en cada etapa.

En esta etapa corresponde votar masivamente el 16 D. Dejar de darnos lástima y salir a defender nuestros gobernadores democráticos. Podemos ganar en todo el eje norte y en Bolívar y en los andes. Y  así, damos un durísimo golpe a las intenciones comunistas.

La siguiente etapa es la elección del nuevo CNE en abril del 2013. No pueden escoger a los rectores sin los votos de los diputados democráticos, o sea…

Luego, hay que prepararse para algún imprevisto. En política no hay nada escrito. La enfermedad del Presidente, seguirá jugando mientras habite el reino de la incertidumbre.

La defensa de Venezuela sigue en pie. Perdimos las elecciones y hasta lloramos; pero con lágrimas que copulan la tierra y se transforman en lucha. Hay que decir y hacer  como el afiebrado y hambriento Bolívar de Pativilca: triunfar… y a la larga, triunfó.

Somos el muro de contención que impide que el comunismo haga tierra arrasada como en Cuba, Corea del Norte o Camboya.

Pilas y guáramo son nuestras primeras necesidades. Si llegó el lobo, eso es problema de él. Nosotros, no somos ovejas.

PD: Gracias a todos lo que nos expresaron su cariño y solidaridad en los difíciles momentos de la muerte de mi mamá.

Amantísima madre y luchadora insigne. Vivió con mi padre el exilio perejimenista y conmigo, este incilio chavista.  

Siempre estará en nosotros.

 

viernes, 9 de noviembre de 2012

COMUNAS: ATOMIZA Y REINARÁS



                                



Rafael Gallegos                                                                           Blog. Núm. 74

Con las comunas siguen la sugerencia  de Maquiavelo: divide y vencerás. Es más, la profundizan. Dividen la división… hasta atomizar al país. Todo para cumplir con el único desiderátum de esta “revolución”: gobernar para toda la vida. Sí, como la Cuba comunista. O como quisieron hacer los soviéticos y los chinos cuando eran comunistas, o Hitler con sus mil años que sólo fueron trece. Nada nuevo bajo el sol. 

Pretenden hacer como Picasso con su arte abstracto. Primero dividió las figuras en cubos y vino el cubismo. Luego, dividió los cubos y surgió el poco de rayas y colores que denominaron arte abstracto. Y llegamos al kid del asunto, nos quieren vender una democracia abstracta.

Nuestros prospectos de picasso ya comenzaron a desbaratar.El desbarate comenzó por el corazón partío,la exclusión, las listas fascistas, la licuefacción de poderes. Desbarataron la agricultura, la  industria, PDVSA, la CVG. Ahora además de gasolina, importamos… aluminio. Y no darles vergüenza.

La idea es que todos seamos más pobres y dependamos del gobierno hasta para comer. Fidel fue el gran desbaratador de su comarca, y miren donde está Cuba. 

Ahora vanpor las alcaldías y las gobernaciones. El mejor gobernador será el que desbarate más rápido la gobernación, dijo uno de los filósofos de la destrucción nacional.

Comenzaron con los consejos comunales, donde usted puede participar y la aprobación de la existencia del consejo y el dinero para los proyectos, depende por ley, de Miraflores. O sea…forget, si es opositor.

Pero si usted es chavista, le dan real y lo meten a banquero (comunal). Lo meten también a constructor,así nunca haya frisado una pared. Cero productividad.  

Lo importante para la “revolución” es reorientar la plata de las alcaldías y gobernaciones, hacia  los consejos comunales, desbaratando aquellas. O sea, la ledezmización nacional.

Luego, a los consejos los agrupan en comunas. Y ahí  viene lo bueno. Llenan las comunas de empresassocialistas, donde todos son dueños de todo; pero en el fondo como el puma, dueños de nada. Porque la meta es implantar el comunismo y acabar con la propiedad privada de los medios de producción. Es decir, con las  empresas privadas.Triste; mientras la historia nos demuestra hasta la saciedad que la productividad es la clave de la calidad de vida de los pueblos, la “revolución”, promueve la improductividad. 

Y disimula con la renta petrolera. Esa película ya la hemos visto, claro no censura D como ahora; pero cuando se acaba la cuantía de la renta… llegan los paquetes y el hambre.
Y todo en línea con el desiderátum: permanecer para siempre en el poder. Como  en las fracasadas comunas rusas, cubanas, chinas y camboyanas…  cocteles de hambre con dictadores.

Luego las comunas, hacen su Parlamento Comunal, desbaratadoras de la Asamblea Nacional. Ledezmización… legislativa. Y todo el poder para Miraflores.

Y retrocediendo más atrás del  18 de octubre de 1945, tendremos selecciones (ojo: no elecciones) de primer grado para los Consejos Comunales, de segundo grado para las comunas y de tercer grado para el Parlamento Comunal. 

Y todo por ley, dirigido tirititéscamente, desde Miraflores. Atomiza y vencerás. 
Y cuando elijamos diputados, gobernadores y alcaldes ledezmizados, será para complacer las galerías internacionales.  Escoja el color de su jarrón chino.

Todo en medio de una democracia aparente:apariencia de elecciones,con árbitro jugando a favor del gobierno y  pingue ventajismo. Es imperativo preguntarse: ¿sin ventajismo… hubiera ganado Capriles? Yo creo que sí…

Apariencia de independencia de poderes en medio de una gran licuefacción  (jugo, zumo, hugo).

Apariencia de libertad de expresión, mientras se cierran RCTV y las radios “democratizadas”, y no se les dan cuñas del estado a los medios privados que no comulgan con el gobierno y se abusa utilizando los medios del estado para insultar a los que no están de acuerdo.

Apariencia de respeto al ciudadano en medio de listas fascistas, persecución laboral, expropiaciones a discreción, presos políticos, exiliados, inciliados, invasiones. 

Como dice la salsa, Apariencias. Las comunas han fracasado en todas partes. Puro Trucutrú. Como usar victrolas  en la era de IPhone.

A estas alturas nos vienen con camisas de bacterias, pantalones tubitos y medias tobilleras. Puro demodé. El comunismo es como los dinosaurios, no regresa. Quedó ante la historia como una excusa para implantar totalitarismos.

Desbaratan a Venezuela para permanecer en el poder. El totalitario proyecto de comunas recuerda el pasaje de Salomón, donde la madre falsa prefería matar al hijo que quedarse sin él.


miércoles, 31 de octubre de 2012

PETRÓLEO: LA DIGNIDAD MULTADA


Busque este artículo en el BLOG:

                             


Rafael Gallegos                                                                           Blog. Núm. 73

“Yoprovoquéelparo”, dijo el jefe de la “revolución”. A confesión de parte… pero  sus adláteres, no lo multan. Más bien, hicieron una lista de 186 culpables, tasaron los “daños” y pretenden cobrárselos a todos ellos, uno a uno. Y en una especie de streap tease de  terror, como si quisieran jugar con los miedos de sus familiares, van sacando la lista en el periódico.

Hoy te puede tocar a ti, parecieran imitar una vieja propaganda. La primera semana, una docena, la segunda otra docena. Y para más Inri, siempre “perdonan” a alguno. Como si esperaran que esos valientes petroleros se les humillaran y los llamaran para solicitar algún indulto a cambio de la dignidad.

Y hemos llegado a la palabra clave. Dignidad. Esa luz que enceguece a los autócratas.

Esa cualidad que hace a los hombres mirar directamente a los ojos de  todos sin ninguna vergüenza. Tal como pueden hacer estos valientes petroleros. Contrario a tanto brincón de  talanqueras de valores.

Dignidad que enceguece y no permite sostener miradas a los que en beneficio propio han participado, o se han hecho los locos con este proyecto de destrucción nacional.

Dignidad como la de Diógenes el Cínico, que ante la oferta del todopoderoso Alejandro, le respondió: quítate que me tapas el Sol.

Dignidad como la expresada en el poema MERCADO, del bardo venezolano José Ramón Heredia:

-      Se venden estrellas ¡ Hay muchas !

¿Quién compra? Las hay de todos los tamaños!

¡ y cómo brillan! ¡Miradlas, arriba están!

¿Quién compra? Se venden estrellas !

(El millonario apresta el oído)

            Sigue estúpido!

para esto no sirve tu dinero

ese es mercado de poetas.

 

Porque la dignidad… es mercado de demócratas.

Los “revolucionarios” no multan a “yovoquéelparo”. Más bien condecoran a los responsables de la explosión de Amuay, a  los mantenedores de los puentes caídos, a los responsables de los muertos del 4F Y 27N. Ante un país atónito, se pagan y se dan los vueltos.

Y claro, no multan a los  autores del largo sabotaje gerencial, que ha convertido a la otrora modelo de industria petrolera venezolana, en una de las empresas petroleras más ineficientes del mundo.

Dos millones de barriles cuando deberíamos producir seis según, los mismísimos planes de la “revolución”. Y eso que han triplicado el personal. Pura improductividad.

Saquen la cuenta, todos los días producto del sabotaje gerencial, se dejan de producir cuatro millones de barriles en Venezuela. O sea. Ciento cuarenta mil millones de dólares al año. En diez años… multiplique.

 Si a esto agregamos la vergonzosa importación de gasolina; los daños a la infraestructura, a los yacimientos y el consecuente  marasmo de haber transformado una dinámica empresa petrolera, en un flácido emporio. ¿A quién le pasarán esa cuenta? ¿Quién es el saboteador?

Mañana los multadores de turno terminarán  con el típico corre- corre al son de me obligaron, o de yo no sabía, como sus iguales en todas las historias, cuando los regímenes se acaban. Porque, no lo duden… los regímenes, se acaban. 

La dignidad ciega a los totalitarismos. Los imputados del petróleo, no se doblan… y claro, los encandilan. 186 petroleros. Los condenan a pagar una multa impagable. Más de treinta millones de dólares per cápita.

¡Ni que fueran boliburgueses!

Qué orgullo sentirán siempre los hijos, nietos y bisnietos de los multados del petróleo. El mismo que hoy sentimos – y a mucha honra-  los hijos de los exiliados, presos, torturados y asesinados de la dictadura de Pérez Jiménez. La gloria de los imputados “crecerá con el tiempo como crece la sombra cuando el sol declina”. Y que orgullo que sean Gente del Petróleo.   

Ya que los “comuneros” del siglo XXI, o sea… vitrolas en el 2012, están en la onda de cobrar y pagar, deberían pagarnos a los 23.000 petroleros expulsados en el 2003, lo que nos deben, según la Ley. Ni siquiera han cancelado la caja de ahorros, las prestaciones, los fondos de pensiones. Es más, no nos dejan trabajar con el Estado, ni en petroleras dentro de Venezuela.  

Claro, nos pagarían si estuviéramos en democracia; pero los “revolucionarios”… no pagan.

Se atrevieron a botar  23.000 técnicos de la industria. Como sacar a los médicos de un hospital, o a los carniceros de un carnicería. ¿Están dispuestos a pagar por tamaña lobotomía empresarial en la empresa pivote, todavía, del país?

La historia se encargará de cobrarles. Mientras tanto los absuelve la historia oficial de los libros de primaria, la de Cuba comunista, la de los países panas. Pero al final, todas las autocracias van al mismo capítulo.

Pinochet, Videla, Fujimori. No los salvaron sus historias oficiales… y mucho menos sus países panas.

 Mientras tanto, la ineficiencia, multa a la productividad. Cosas totalitarias, Sancho.

 

miércoles, 24 de octubre de 2012

EFICIENCIA SOCIALISTA: CÍRCULO CUADRADO



Rafael Gallegos                                                                           Blog. Núm. 71

 

La historia del socialismo lo ratifica. La URSS dejó de existir agobiada por la tamaña incompetencia del régimen. Cuando tuvieron que competir con los chips norteamericanos y japoneses… tiraron la toalla. El comunismo soviético pasa a la historia como un régimen que decidió suicidarse. Sin ninguna revuelta y ante el ensordecedor silencio de los setenta millones de miembros del partido comunista, se pasaron con todos sus pertrechos al capitalismo. La verdad es que su proverbial ineficiencia, los implosionó.

Igual sucedió con el Muro de Berlín. Nadie en su sano juicio hubiera previsto la caída diez años antes. La ineficiencia comunista resultó cancerígena para las piedras del muro.

La diferencia entre la Alemania capitalista y la Alemania socialista, era abismal. Los hombres nuevos del comunismo vivían en la mayor pobreza. Los deslenguados dicen que se asomaban por arriba del muro para observar a los explotados del capitalismo. Y al ver los carros, la ropa, la comida, las casas, los aparatos eléctricos decían al unísono: capitalista explótame, capitalista explótame. Y que por la prensa solicitaban capitalista explotador con moto.

Y de Cuba, ni hablar. Su única innovación es haber tomado el martillo de la hoz y el martillo comunista, para “martillar”. Primero a la URSS y ahora  a Venezuela. Sin comentarios. Los decanos del totalitarismo en América.

Como en los estados comunistas,  la “revolución” va a premiar la eficiencia socialista. O sea, al trabajador que  se queje menos, al que oiga con más ahínco las interesantísimas cadenas, al que aguante pasivamente estar en la lista y que no le adjudiquen las viviendas, al que tenga las franelas más rojitas, al que marche más y al que diga más duro uh ah… le será entregado su premio a la eficiencia.

Tiene razón el Presidente.  Es imperativo incrementar la eficiencia del gobierno. No puede continuar el atraso en las obras del metro, en la construcción de ferrocarriles; las calles rotas; los apagones; los pésimos servicios hospitalarios. La ineficiencia de PDVSA que produce menos, importa gasolina, en lugar de sembrar el petróleo lo derrama en los ríos y le explotan las refinerías. Ni puede continuar el bajón de las empresas básicas de Guayana, ni el de la agricultura en 30 %, ni la desaparición de cuatro mil empresas, ni… paremos de contar. Pura pobreza.

¿QUÉ ES EFICIENCIA?

Muy simple, es producir más con menos. Transformar los recursos en bienestar.  Venezuela ha manejado más de mil millones de millones de dólares en los últimos catorce años. Vea los resultados y me comenta.

¿Qué ha pasado? Muy simple. Está quedando destruida la producción. Los chistosos dicen que esta “revolución” sí ha arado en el mar (de La Guaira y Puerto Cabello), porque… cómo sacan alimentos de los buques.

Este gobierno, ni puede ser eficiente, ni le interesa. Esta “revolución” es un plan de destrucción estratégica para, al mejor estilo cubano, mantener un Mesías en el poder para toda la vida. He ahí el desiderátum.

Si produjéramos seis millones de barriles y hubiera muchas industrias y buenos empleos y los  ranchos fueran sustituidos por viviendas dignas… los recursos  estarían mejor distribuidos, habría seguridad e independencia de poderes y por supuesto alternabilidad. He ahí el kid. Por ello ningún comunismo es eficiente. La eficiencia, es la piraña de comunismo. Y ellos lo saben. O sea…

LOS PAÍSES EFICIENTES

Sí hay países eficientes. Y todos, son ca-pi-ta-lis-tas. Empresas privadas, innovación, políticas sociales, inversiones extranjeras, acceso a tecnologías de punta, equipos sociales, respeto al conocimiento, zonas especiales de producción donde se produce desde un pañuelo hasta equipos de alta tecnología. En todos ha habido un acuerdo nacional para incrementar la productividad. Desde el más poderoso hasta el último ciudadano. Comparten una Visión de país con educación, infraestructura, hospitales, viviendas. Todas son economías orientadas a la exportación. Contrario a Venezuela, donde importamos hasta la gasolina.

Entre esos países destacan Japón y los dragones asiáticos. Países que han multiplicado su calidad de vida varias veces en las últimas décadas. Cambiaron la capital comercial del mundo desde el Atlántico hasta el Pacífico Norte.

¿Quiénes son? Japón, Taiwán, Hong Kong, Indonesia, Corea del Sur, China, hasta Viet Nam.

Y en nuestra America, hay ejemplos de países eficientes. Los más destacados, Chile y Costa Rica. Pero no pierdan de vista a Colombia y a Perú. Todos capitalistas con amplio y efectivo contenido social, democráticos, orientados a la exportación, incluyentes y con alternabilidad.

Ninguno socialista. Por algo Churchill dijo que el socialismo es la filosofía del fracaso. Y podemos agregar,el paraíso de la ineficiencia.