sábado, 20 de agosto de 2011

PETROLEROS: ¿SUICIDAS, O VIVOS DE MIEDO?

Rafael Gallegos blog número 12

Nada de muertos de miedo. Y mucho menos petroleros suicidas, como tituló el escritor Ibsen Martínez. Los petroleros democráticos hemos escogido estar vivos de miedo, o sea…“mi cólera arde y el miedo se me quema en la cólera”. Como cualquier venezolano tenemos miedo, por la democracia que pende de un hilo, por la licuefacción de poderes, por la cedulación made in la democracia cubana, por la opacidad del árbitro electoral, por el futuro de nuestros hijos, por la creciente autocracia que nos inocula la “revolución”… por Kubazuela.

Es que el miedo es libre y cada quien lo maneja como puede y escoge entre estar muerto de miedo: paralizado, tembloroso, arrodillado, dependiendo del azar. O VIVO DE MIEDO: proactivo, organizado, valiente, moldeando el futuro para que no nos alcance el comunismo; es decir, cólera que arde.

Tal vez lo de titularnos suicidas a los petroleros botados en el 2003, y recalco que los creativos tienen toda la libertad de enfocar los problemas como consideren, se deba a que perdimos la primera instancia. Pero hay que aclarar, por ejemplo y guardando las cósmicas distancias, que Bolívar también perdió en primera instancia. Logró la Independencia luego de años de múltiples derrotas. Y nadie tituló una obra, “Bolívar Suicida”. O la gloriosa Generación del 28, que terminó presa, torturada y exiliada luego del carnaval de febrero, tuvo que esperar lustros para lograr su cometido. Y nadie escribió “La Generación del 28 Suicida”. Es la dinámica de los movimientos sociales. Al final, el triunfo lo dan la constancia, la estrategia… y la tendencia histórica. Para Venezuela la Independencia en el siglo XIX, o la democracia en el siglo XX, eran la tendencia y hubo valientes preclaros que lucharon por materializarlas. Bolívar, Sucre, Miranda; o Betancourt, Villalba, Leoni y muchos más, cada uno en su momento. Lo mismo sucedió con la igualdad racial en Estados Unidos. Mataron a Luther King y a Malcom X; pero he ahí a Obama. Y nada de “Igualdad Racial Suicida”.

Los 23.000 petroleros significamos una avanzada y una tendencia histórica. Perdimos las primeras batallas a un costo personal muy alto. Desempleo, cobradores en la puerta, embargos, neveras vacías, cambios de colegios, nuevopobrismo (mil veces peor que el nuevorriquismo), hambre (sí… hambre), desalojo, divorcios, infartos, cáncer, muertes y con todo el respeto y admiración por sus familiares, algunos suicidios.

A los trabajadores petroleros habitantes de los campos como Los Semerucos entre muchos otros, los desalojaron de noche y a planazos. Inocentes niños, valientes hombres y mujeres llenos de ideas y preñados de valores, enfrentaron a soldados “heródicos” (dicen que el mismísimo Herodes se avergonzaba ante tanto “herodismo” de los soldados). El gobierno nos metió en la lista tascón, nos mandaba a botar de los trabajos en las petroleras privadas y en el Estado. Muchos tuvieron que irse de su país. Somos exiliados y somos inciliados, o sea lo mismo que exiliados; pero dentro de Venezuela. Ah! y ¿dónde estás Ripley?, burlaron la ley y no nos han pagado, por ahora y sólo por ahora, ni un centavo de lo que nos corresponde.

¿Y saben que exigencia tuvimos los “arrogantes e irremplazables” petroleros para incorporarnos a esta lucha? Ninguna, aunque suene cursi, salimos a pelear…por la patria. Y en cuanto a los 55 años haciendo trabajos de petroleros de 25 años, es cierto, así es la vida cuando la fortuna se voltea. Pero volviendo al Libertador, lo que hemos hecho es apenas el preludio de lo que vamos a hacer: reconstruir la industria petrolera y contribuir con creación de una Venezuela libre y próspera. La tendencia… es nuestra. Contrario a esta “revolución” que, quien lo duda, ya se atraganta de tanto comerse la flecha de la historia.

No ha sido fácil. Salimos a la calle a defender la industria petrolera, y nos pasó como a Casandra, la adivina de Troya, que recibió su Don de los dioses, a condición de que nadie le creería sus profecías, hasta que todo estuviera consumado. Pero en Venezuela… ya todo se consuma. La destrucción de PDVSA sería incomparable, si no fuera tan igual a la destrucción del país. Pero como las sociedades no se suicidan, ya se palpa la reacción nacional. Seguramente ganaremos el año que viene y como dice Ramos Allup… tendrán que entregar.

Todo un drama que un buen escritor podría transformar en una obra trascendente que refleje la realidad venezolana. ¿Así se “templó” el petróleo? Porque fuimos el prólogo de los movimientos posteriores que hoy o mañana, superarán la autocracia y lograrán un amanecer diferente. El alba de oro, como dijo el gran Rubén Darío. Se solicita un buen dramaturgo que refleje la verdadera gesta de los petroleros democráticos. ¿Se anima, amigo Martínez?

No hay comentarios:

Publicar un comentario