sábado, 30 de julio de 2011

¿KUBAZUELA O VENECUBA?

Rafael Gallegos blog número 9

No es lo mismo ni se escribe igual. Kubazuela implica el dominio imperial de Cuba en la relación con Venezuela, y Venecuba… lo contrario. O sea, el nombre de Kubazuela o Venecuba, depende de quién invade a quién. Antes de continuar el lector podrá preguntarse que cómo es eso de Kubazuela con K. Muy simple, a la Cuba que me refiero es a la de la nomenKlatura, la de los Castro y sus adláteres. En ningún momento me refiero a la Cuba del cubano común, que luego de más de cincuenta años de revolución gana diez dólares al mes más una tarjeta de racionamiento, por cierto de lo más racionada; que “vota” en las “transparentes” elecciones cubanas por un solo partido que siempre saca el 99 % de los votos; que está amordazado y no se le permite hablar y mucho menos escribir nada diferente a lo que piense la monarquía revolucionaria, so pena de convertirlo en político preso (¿le suena?); o en un “confundido” por el capitalismo a quien el G2 debe reeducar; que le permiten reparar y usar ventiladores viejos como la última innovación tecnológica de la revolución. ¿Es esto lo que usted quiere para Venezuela?
Nos referimos al cubano común, al que han forzado a desarrollar como su cuban way life, montarse en una balsa made in Cuba para huir del terrible comunismo, atravesando el Mar de la Felicidad, enfrentando fieros tiburones.
Ah! y como en el poema del venezolano Andrés Eloy Blanco, del niño pobre ante el juguete caro, los juanbimbas cubanos (o sea usted y yo; pero allá) observan tras las rejas cómo los turistas internacionales, víctimas de la explotación del los imperios capitalistas, se intoxican con camarones, se emborrachan con güisqui diez y ocho años, o con finos rones inaccesibles, se arruinan en los casinos y se arriesgan a los peligrosos hongos de fastuosas piscinas de los hoteles cinco estrellas, en cuyas habitaciones pasan un frío que dicen los deslenguados, les provoca enfermedades pulmonares. De más está decir que la revolución cubana, tan paternal con sus hijos, remember al padrecito Stalin, el mismo de las purgas y de los millones de asesinados en nombre del comunismo; no le permite a su pueblo tales riesgos y les prohíbe pisar esos hoteles, a menos que sea como mesoneros, taxistas o en general trabajadores, por supuesto muy bien vigilados. Se solicita capitalista que me explote como explotan a los turistas internacionales – y que dicen los cubanos en medio de sus SILENCIOSAS carencias. Explótame, capitalismo, explótame; pero sácame de aquí- y que continúan. Gloria al oprimido pueblo cubano. Y gloria a sus blogueros, a sus disidentes, a las valientes damas de azul. Todo pasa todo queda… dijo Antonio Machado.
LA DIFERENCIA
Volviendo a Kubazuela o Venecuba… hay diferencias. Seremos Venecuba (o sea, dominaremos en la relación) y no Kubazuela, cuando la revolución cubana nos haga un contrato que nos permita hacerles la cedulación y manejarles la nómina de sus procesos “y que” electorales. O cuando permitan que los guardaespaldas, venezolanos, muy avezados en sus labores debido a la creciente inseguridad, custodien a los hermanos Castro en su primer, segundo, tercer y cuarto anillo. O cuando permitan a los militares venezolanos jefear al ejército cubano. O cuando nos cambien por ejemplo, cien mil cupos anuales en sus hoteles cinco estrellas por, digamos empanadas de cazón de Cumaná, pastelitos andinos, conservas de coco, o hasta por espectáculos con los artistas de semáforo, autóctonos de esta “revolución”… digo esto para de alguna manera, compensar la increíble negociación de petróleo por nada, que repetimos con el comunismo imperialista de Cuba, más de cien mil veces todos los días. Ah! por favor abstenerse los expertos azucareros para los intercambios, que para muestras de su ineficiencia tenemos muchos botones en Barinas, Yaracuy y en toda Venezuela.
¿Y qué dicen los precandidatos de la unidad de estas realidades? ¿Cuándo va a EXIGIR la MUD las listas MADE IN CUBA de nuestros votantes? ¿Es qué vamos a ir al 2012 como el toro nariceado de la novela Canaima? Ni Kubazuela, ni Venecuba… Venezuela y punto. Otra cosa es la integración latinoamericana.
Y pensar que se dicen Bolivarianos. ¿Qué diría el Libertador ante la patria grande del totalitarismo cubano, cuando él planteaba una patria grande democrática desde la tierra del fuego hasta México? ¿Haría como Jesús con los mercaderes del templo?
Y también se dicen nacionalistas… mientras han entregado la nación, léase producción, instituciones, faja petrolífera y etc. etc. etc. a los países panas. O cuando han provocado que nuestros jóvenes abandonen masivamente la patria en busca de futuro. ¡Qué vergüenza! Es hora de exigir una Venezuela democrática y soberana. Exigir… no pedir, ni rogar. Venezuela es de los venezolanos y punto. Venezuela, tu país, mi país… y no tenemos otro. Y por ahora, brindemos una cuba libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario