lunes, 26 de febrero de 2018

EL PAÍS DE LAS OPORTUNIDADES PERDIDAS


Rafael Gallegos    Blog núm. 338

-      Dios mío, ¿cómo hace esta gente para salir de abajo? – me preguntaba yo  de visita en un país centroamericano. Me asombraba tanta pobreza y tanta escasez de recursos.

“Que distinto nosotros los venezolanos que tenemos tanto petróleo y tantos recursos”, pensaba casi ingenuamente.

Hoy, unos veinte años después observo con tristeza – la misma de todos los venezolanos - como hemos desaprovechado tantas oportunidades. Las cacareadas “mayores reservas petroleras del mundo” las hemos dilapidado transformando a Pdvsa en una empresa en barrena, quebrada e incapaz de impulsar el desarrollo nacional. Las envidiables ventajas comparativas de ríos caudalosos, bauxita, gas, minas de hierro, que de anteojito se transformarían en electricidad, siderúrgica, productos de aluminio y la industrialización de Guayana y del país, han devenido en una industria de electricidad colapsada y unas   empresas básicas rayantes en un parque temático. Las tierras para el agro y la cría, así como los espectaculares sitios turísticos, tienden a ser improductivos eriales. Los miles  de jóvenes bien preparados en nuestras  universidades y tecnológicos integran una diáspora como de tiempos de guerra. Los venezolanos que desempeñan diferentes oficios que agregan gran valor al país, hacen humillantes colas como desplazados en todas nuestras fronteras. En Venezuela conviven una gran biodiversidad y una peligrosa escasez de medicinas. Tenemos una sólida mayoría opositora y dejamos que el ultra minoritario gobierno enhebre miles de tramoyas y se enrumbe a “ganar” unas “elecciones. Pura oportunidad perdida.

Hemos dilapidado nuestra fortuna. Tanto recurso, tal vez único en el mundo, lo hemos transformado en desnutrición “mentira inventada por los medios, la derecha y el imperio”, en la primera hambruna petrolera de la historia “producto de la guerra económica”, en hiperinflación  “inducida”, en escasez  “programada”. Lo cierto es que ante el asombrado mundo democrático, damos la imagen de un limosnero sentado en un barril mientras la ·”revolución” esconde el desastre tras caretas de injerencia, antimperialismo, patriotismos y “pueblo”.  

EL FONDO DEL ASUNTO

Hay que estar claro. La “revolución” aplica el modelo de Cuba comunista: destrucción estratégica “para comerte mejor” y elecciones fraudulentas para ganar, no importa que sin competencia, con altos porcentajes. Hacer un país rojo - rojito para que les quede todo - todito. Ellos no han fracasado. Frente al barranco han dicho “un paso al frente”. Lo que pasa es que no contaban con el ADN democrático de la Venezuela que resiste (resistimos) a la autocracia.

Por eso no hubo resultados en la negociación de Sato Domingo. Eso sí fue inducido… por el gobierno.  Saben que si aplican la ley y hacen elecciones medio limpias, tienen que irse. Y por cierto ¿para dónde?, esa es la otra gran pregunta que se hacen… aterrados. 

TODOS SOMOS CULPABLES

Unos más que otros, como diría Cantinflas. Pero el que no haya pecado, que tire la primera piedra.

El gobierno, que como la falsa madre de Salomón prefiere partir en dos al muchacho, y navega sobre la destrucción de Venezuela para permanecer en el poder.

Los líderes de la oposición, incapaces de entender que es imperativa la Unidad para lograr el objetivo común de reimplantar la Democracia.

Algunos guerreros del teclado, que critican más a la MUD que a Maduro.

Los nini, como si se pudiera ser imparcial ante la destrucción de Venezuela.
 
Y cada uno de nosotros, por no ser más proactivo.

Y claro, les enchufados, los corruptos, los…

RESURRECCIÓN O LA OPORTUNIDAD APROVECHADA

A los ciudadanos, o sea a usted, a mí, a los líderes; nos corresponde hacer como el Ave Fénix y resucitar de las cenizas… de la democracia. Para ello ofrecemos una ruta:  

1.- Denunciar, desde casa por casa hasta internacionalmente la gran farsa electoral.

2.- Apoyar la existencia de  la Asamblea Nacional hasta el 2020, y de paso exigir la incorporación de los diputados de Amazonas.

3.- Organizar toda la Unidad, todos los partidos de oposición, todas las ONG s democráticas, dirigentes desde Ramos Allup, Borges, Capriles, Leopoldo, Velásquez, Falcón, Américo Martín, Mujica, Eduardo Fernández, Álvarez Paz y otros hasta María Corina, Ledezma, Arria, Claudio Fermín y otros. Rectores, Iglesias, Academias, Estudiantes, Fedecámaras, empresarios, sindicatos, gremios y otros.  Todo el país democrático integrando un Gran Frente Unitario.

4.- Elaborar  y publicitar un programa mínimo de gobierno, eso sí, que lo  entienda el pueblo y lo haga suyo.  

5.- Hacer un pacto de gobernabilidad tipo Punto Fijo, Chile vs Pinochet, o Colombia vs  Rojas Pinilla.

Es hora de grandeza, de despojarse de personalismos y poner adelante a Venezuela. De no dilapidar más oportunidades.

PD: Yo sí quiero votar… en elecciones limpias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario