martes, 6 de enero de 2015

FRACKING, EL NUEVO CULPABLE DE LA “REVOLUCIÓN”

  
Rafael Gallegos            Blog. Núm. 178
                  
Esta “revolución” tiene veinte puntos en inventiva… de embustes. Piensa que los venezolanos somos bobos. Que nos creemos que los cuatro jinetes del apocalipsis del gobierno: inflación, escasez, devaluación y precios del petróleo, son respectivamente: inducida, culpa de los contrabandistas, producto de la guerra económica y de la inundación de petróleo provocada por el imperio. La verdad es que todo el mundo sabe que cada uno de esos  jinetes, fue montado en los caballos por la proverbial ineficiencia de este gobierno.
Quien sale perjudicado con tantos embustes, es el pueblo de Venezuela, cada vez más pobre, con peores servicios, con menos democracia y por cierto, con un sueldo mínimo  ¡ menor de cincuenta $ ! … ya vamos llegando a Cuba.

-      Cambio petróleo, por balsas y tiburones entrenados para morder ultra derechistas- y que están pensando mercadearnos los dictadores cubanos.

Ahora el gobierno la enfila contra el último culpable de su larga lista imperio, capitalismo, oligarquía, etc. El viejísimo fracking, que por cierto se aplica en pozos petroleros desde hace más de 60 años. ¿Cuánto dinero están gastando en la inútil campaña contra el fracking? ¿De verdad piensan que van a obtener resultados más allá de engañar incautos?

Si fueran coherentes con lo que dicen, deberían parar inmediatamente la producción de los pozos de Venezuela a los cuales se les ha aplicado fracturamiento hidráulico (no “hidrológico”). ¿O es que el fracking nada más daña al pueblo norteamericano?

Hay que aclarar que el bajón de los precios del petróleo, se debe entre otros factores, al incremento de producción de los Estados Unidos, que revirtieron la curva de decadencia de producción, como producto de una revolución tecnológica en las lutitas: la novedosa perforación horizontal, que permite perforar más de dos mil pies dentro de la  formación, aunada al viejo fracking. Esta tecnología, permite recuperar volúmenes por pozo, que hacen  comercial la explotación de lutitas.

El bajón de precios se debe, además,  al menor crecimiento de las economías y a la voluntad de Arabia Saudita de jugar con los precios bajos. Y como que se cansaron de regalar mercados a los no OPEP.

Finalmente, el petróleo sube y baja, siempre ha sido así.

Pero el gobierno tiene razón. El fracking provoca terremotos (político/ económicos) y daña los ambientes (de despilfarro de petróleo caro).

Terremoto en Rusia, que aplicaba su poder imperial en Ucrania, para construir un  gasoducto que impregnara de gas a Europa. Ahora USA exporta gas y, a Rusia…  se le acaban los reales.

Terremoto en Irán, que debe retrasar sus amenazas de armas atómicas.
El fracking también ocasiona terremoto en Venezuela. Si estábamos al borde del ex país con el petróleo a 100 $ el barril… A 42 $, ¿operará a pérdidas PDVSA? ¿Otro record de la “revolución”?

Además, ahora hay que agregar los “tarros” (cachos en venezolano) que nos está montando la dictadura cubana, que desechó la hoz del comunismo y exacerbó el martillo. Martilló a Rusia, luego martilló  a Venezuela y ahora que no podemos mantener segundos frentes,  abandona el barco y coquetea hasta la seducción con sus otrora archienemigos Europa y Estados Unidos. Ya los cubanos saben que los venezolanos no estamos en condiciones de seguir cambiando petróleo por “catedráticos”.

Claro, si PDVSA no hubiera botado a 23.000 técnicos petroleros – tal como un hospital que bote a los médicos y una carnicería que bote a los carniceros- estaríamos produciendo cerca de 6.000.000 de barriles y a lo mejor estuviéramos haciendo como Arabia Saudita – esa sí que “inunda el mercado”- y apoyando el bajón de precios para ganar mercados petroleros. Como diría Cuto Lamache: uno no sabe.

En cuanto al terremoto ambiental que provoca el fracking, el gobierno, paradoja de paradojas, se preocupa hasta la desesperación por el no probado – los expertos petroleros dicen que es falso- efecto del fracking en la salud de los norteamericanos.

Y se despreocupa por la montaña de coque, otro logro de la quinta república – ya debe ser la más montaña más alta de Anzoátegui- que día a día daña los pulmones de los anzoatiguenses.

Por cierto, la “revolución”, tan ambientalista ella, ¿cumplirá algún día  la promesa del “comandante eterno” y nos permitirá a los caraqueños bañarnos en el Rio Guaire? Así podríamos recitarle a las muchachas como los poetas de antaño:

Tus dientes son como perlas
y tu mirada
cristalina
como las aguas del Guaire

Y un alerta, el Caño Manamo, en Tucupita… también está contaminado. Sin fraking y… en Venezuela. Ojalá no suceda lo que nos decía en la cátedra el gran venezolano Enrique Tejera París: el Orinoco se seca.

Se solicita Ministerio del Ambiente, abstenerse frackinólogos.


PD: Ya que Maduro halagó al sabio Pérez Alfonso, me permito recordar que su jefe era Rómulo Betancourt. Es justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario