sábado, 3 de septiembre de 2011

GOBIERNOS MILITARES Y GOBIERNOS CIVILES


Rafael Gallegos blog número 14

En ciento ochenta y un años, los venezolanos hemos sido gobernados por militares más de ciento treinta años y por civiles menos de cincuenta. Casi una historia de cuartel. Es muy simple, los libertadores se abrogaron el derecho a gobernar luego de la Independencia. Como en el derecho de pernada de los señores feudales, se creyeron investidos del derecho a estrenar la virginidad de la República. Así el prócer José Antonio Paéz fue electo presidente en 1830. El Dr. José María Vargas, científico y Rector de la Universidad, se coló por la división de los militaristas y ganó las elecciones al siguiente período. Apenas meses después fue derrocado, por supuesto que por militares. Páez salió de sus haciendas con sus peones convertidos en tropas. Lo defendió y lo retornó a la presidencia. Pero Vargas no quiso ser mampara y renunció al poco tiempo.

“No general, el mundo es del hombre justo”, le respondió Vargas al conspirador Pedro Carujo, cuando éste le espetó justificando el golpe: “Doctor Vargas, el mundo es de los valientes”. Seguramente desde la puerta el capitán Julián Castro sonrió burlonamente ante tan desfachatada afirmación. Era el jefe de la compañía que rodeó la casa de Vargas para garantizar el éxito de la intentona. Lo que no sospechó Castro es que años después, ¿ladrón que roba a ladrón?, él también sería derrocado. Y mucho menos que en un desparpajo similar, su golpista particular le espetaría socarronamente cuando él se defendiera arguyendo que era el presidente constitucional: “Mire, usted será el presidente constitucional; pero está preso”. Militarismos veredes, Sancho – diría Don Quijote.

Salvo excepciones fugaces, pasaron CINCUENTA Y DOS AÑOS PARA QUE UN CIVIL VOLVIERA A LA PRESIDENCIA. El Dr. Rojas Paúl en 1888, quien fue sucedido por el Dr. Andueza Palacio en 1890 hasta 1892. Corto paréntesis cerrado por las montoneras encabezadas por el general Joaquín Crespo, que tomaron el poder con el rimbombante nombre de Revolución Legalista. Pasaron CINCUENTA Y TRES AÑOS, hasta que el prócer civil Rómulo Betancourt, y luego el gran novelista Rómulo Gallegos ocuparan la silla de Miraflores, por apenas tres años, hasta el golpe militar de Pérez Jiménez en 1948. Éste a su vez salió, diez años después, ante un movimiento cívico militar encabezado por almirante Wolfang Larrazábal, militar civilista que se negó a dar un autogolpe para permanecer en el poder y nos legó la maravillosa lección de democracia, al dejar la presidencia para ser candidato.

Luego, LOS GLORIOSOS Y VITUPERADOS CUARENTA AÑOS. Cuarenta años de gobiernos civiles. Con todos sus defectos, insuperables por ahora. A los menores de treinta años hay que explicarles que hasta hace poco, en Venezuela había Presidentes de la República civiles, que se alternaban en el poder, que conversaban entre ellos, que no se insultaban, que el gobierno y la oposición jugaban dominó, que el Contralor y los Fiscales eran de oposición, que en el árbitro electoral estaban representadas todas las tendencias políticas, que la oposición ganó en ese período siete de nueve elecciones presidenciales, sin insultos, trampas, ni “victorias de m”. Y que esa gente se enfrentó, en los años sesenta, a más de veinte intentonas golpistas militares (algunas impulsadas por Fidel Castro). Y que además de demócratas eran eficientes y construyeron el Guri, el puente sobre el lago, decenas de universidades y escuelas, hospitales, Ciudad Guayana, autopistas y caminos agrícolas por toda Venezuela. Financiaron el programa de becas Gran Mariscal de Ayacucho.Nacionalizaron el petróleo, el hierro, hicieron la reforma agraria. QUE EL CONSUMO PERCÁPITA DE ALIMENTOS LLEGÓ A SU TOPE HISTÓRICO EN 1978. También hay que explicarles que el modelo se agotó y que en lugar de remozarlo con más democracia… llegó el comandante presidente y mandó a parar.

En el mundo militares gobernantes fueron Hitler, Mussolini, Videla, Odría, Chapita, Franco, Pinochet. Pura represión y fracaso. Es muy simple, NO ESTÁN FORMADOS COMO ESTADISTAS. Y los países no son cuarteles. Ha habido excepciones, como De Gaulle, o Lázaro Cárdenas; pero son eso, excepciones. Nada que ver con Churchill, Roosevelt, Figueres el costarricense que basó el éxito de su país en la eliminación de la Fuerza Armada, Lagos, Kennedy, Felipe González, Aznar, Álvaro Uribe, Lula. Los grandes logros de los países en tiempos de paz, han estado dirigidos… por estadistas civiles. Y en Venezuela ha habido buenas excepciones como López Contreras o Medina. También particularidades como Pérez Jiménez, con importante obra física en medio de fraudes, crímenes y represión.

Ojalá dentro de cien años, algún columnista pueda comenzar un artículo diciendo: en doscientos ochenta y un años, los civiles nos han gobernado a los venezolanos durante ciento cincuenta años. La patria… lo agradecería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario